Entre martes y jueves, cerca de 170 focas de una especie amenazada fueron encontradas muertas en las orillas del Mar Caspio, en la república rusa de Daguestán, según dijeron investigadores a la Agence France-Presse.

“Son animales muertos que hemos visto, fotografiado y cuyas coordenadas GPS hemos anotado”, afirmó Viktor Nikiforov, del centro de investigación “Mamíferos Marinos” de Moscú.

Efectivamente, los registros compartidos con la AFP muestran varios cadáveres varados en la playa.

Según el investigador, las focas fueron encontradas en una zona a 100 kilómetros al sur de Majachkalá, la capital de Daguestán, y en otra a unos 50 kilómetros al norte de esa ciudad.

Contactada por la AFP, la Agencia Federal Rusa de la Pesca en el Cáucaso del Norte indicó que había enviado inspectores para efectuar un nuevo recuento. El comité de investigación ruso también anunció que había iniciado verificaciones.

El mar Caspio, el mayor mar cerrado del mundo, limita con cinco países: Rusia, Irán, Kazajstán, Turkmenistán y Azerbaiyán.

A principios del siglo XX contaba con más de un millón de focas (Pusa caspica), de las cuales hoy solo quedan 68 mil ejemplares adultos, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que considera a la especie “en peligro”.

Cazadas intensamente hasta hace poco, este mamífero sufre actualmente sobre todo de la contaminación industrial, que lo vuelve estéril.

Según Naciones Unidas, esta contaminación está vinculada con la industria petrolera, residuos radiactivos e industriales e incluso por aguas residuales.