Una gran bola de fuego iluminó la noche del miércoles los cielos de Madrid, generando sorpresa entre quienes lo percibieron.

Según señaló el Planetario de Madrid a través de sus redes sociales, el fenómeno se trató de una roca procedente de un asteroide.

El cuerpo entró en la atmósfera a 126 mil km/h a las 3:56 de la madrugada, y debido a su gran luminosidad, pudo verse desde todo España.

Eso sí, no es un evento extraño. De hecho, cada año caen en nuestro planeta cerca de 17 mil meteoros.

De acuerdo al medio El País, el fenómeno fue grabado por la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa, gracias a sus detectores del complejo astronómico de La Hita, en La Puebla de Almoradiel (Toledo).

Esta forma parte del proyecto Smart, el cual tiene como objetivo monitorear el cielo para así registrar y estudiar el impacto de rocas espaciales en la atmósfera de la Tierra.

El astrofísico y encargado del proyecto Smart, José María Madiedo, indicó que debido a su velocidad, el brusco roce que la roca tuvo con el aire hizo que se viera incandescente a una altura aproximada de 84 km, siendo visible con una gran luminosidad a más de 600 km de distancia.

Cabe señalar que durante su trayectoria la bola de fuego mostró varias explosiones, avanzando hacia el sureste y extinguiéndose sobre la capital española, a unos 21 km de altura, sin provocar ningún daño.