El asesinato de Mikhail Khachaturyan en 2018 inició un debate de larga data en Rusia. Esto porque fueron sus tres hijas quienes lo mataron presuntamente en defensa propia, debido a que el sujeto abusó de ellas por años. Hoy en día, las jóvenes enfrentan cargos por homicidio.

Según detalla CNN, los antecedentes policiales indican que un día de junio (2018) el hombre regresó a su casa luego de abandonar una clínica psiquiátrica de Moscú. Una vez dentro agrupó a sus hijas para castigarlas por el desorden que había en el lugar.

En concreto, Khachaturyan roció a las mujeres con pimienta y provocó que una de ellas se desmayara, debido a que era asmática.

Esa misma noche Krestina (19), Angelina (18), y Maria (17) decidieron matar al hombre, al quien atacaron con un martillo, un cuchillo y también rociaron con pimienta.

El cadaver del padre fue descubierto horas más tarde en las escaleras del edificio. Tenía heridas de arma blanca en el cuello y pecho, además de golpes en la cabeza.

La familia Khachaturyan
La familia Khachaturyan

Al día siguiente las tres fueron detenidas por la policía. En ese momento reconocieron que habían matado a su padre, a quien acusaron de haber abusado sexual, física y emocionalmente de ellas por años.

No obstante, semanas después todas fueron acusadas de homicidio premeditado, lo que generó protestas de organizaciones civiles en el país.

La investigación se extendió por cerca de dos años y el juicio inició este viernes. Las mayores, Krestina y Angelina son juzgadas al mismo tiempo, mientras que Maria lo hace por separado, luego que el tribunal la declarara no apta para cometer un homicidio.

Una de las pruebas que expone la defensa de las hermanas son mensajes de WhatsApp que envió el hombre al teléfono de una de ellas, donde quedaban en evidencia los malos tratos.

“Te golpearé por todo, te mataré”, indicaba uno, mientras que otro decía: “Ustedes son prostitutas y morirán como prostitutas”.

Protestas en Moscú por las Khachaturyan
Protestas en Moscú por las Khachaturyan

Aleksey Parshin, abogada de las mujeres, expresó que espera probar ante la corte que sus defendidas mataron a su padre en defensa propia, teniendo también antecedentes de violencia hacia la madre.

“Creemos que no tenían otra opción. El padre condujo a las niñas a la desesperación, toda su vida fue un infierno continuo. No pueden compararse con personas sanas, tranquilas y equilibradas”, sostuvo.

“Las niñas desarrollaron enfermedades mentales graves, incluyendo el síndrome de abuso y el trastorno de estrés postraumático. Esto fue confirmado por todos los exámenes en el caso”, agregó.

El caso ha llevado a que activistas realicen manifestaciones en apoyo a las hermanas Khachaturyanm, quienes han estado en prisión preventiva durante todo este tiempo.

Sin ir más lejos el propio cantante de System of a Down, Serj Tankian, ha pedido públicamente clemencia por el destino de las jóvenes.