Internacional
Viernes 24 abril de 2020 | Publicado a las 15:52
"Rigor científico, calma y desmonte de histerias": Merkel brilla por su gestión de la pandemia
Por Claudia Mi√Īo
La información es de Deutsche Welle
visitas

El concepto de “lame duck” (pato cojo) se utiliza en el mundo anglosaj√≥n para aludir a pol√≠ticos que no se presentan como candidatos en la siguiente legislatura. Se los considera d√©biles y en ellos se atisba su horizonte pol√≠tico final. Desde hace a√Īos, los observadores incluyen a la canciller alemana, Angela Merkel, en este grupo.

Tras los malos resultados de su partido, la CDU, en las elecciones de 2017, su dimisión al frente de esa formación política en 2018, así como los intentos de su eterno rival dentro del partido, Friedrich Merz, por hacerse con la presidencia en 2018 y en 2020, los críticos de Merkel cuentan sus días de mandato.

Incluso las voces afines a la canciller dentro del partido pensaban hace dos a√Īos que Merkel se retirar√≠a en 2019. Nada de eso ha sucedido. Merkel sigue rodando al frente de la canciller√≠a como si fuera un antiguo Volkswagen escarabajo: sobria, segura, algo inc√≥moda‚Ķ

Israel, Nueva Zelanda, Argentina…

De hecho, ahora goza de una reputaci√≥n de la que hace muchos a√Īos no ten√≠a. “Los medios de Israel la consideran una de las l√≠deres m√°s fuertes del mundo”, dice a DW AmichaiStein, corresponsal de la televisi√≥n p√ļblica israel√≠ KAN. Y en el marco de la crisis del nuevo coronavirus, Merkel es considerada como “la l√≠der que sabe explicar la situaci√≥n a la gente con claridad”.

El pasado mes de marzo, el diario New Zealand Herald titulaba: “La l√≠der alemana brilla incluso en el ocaso de su poder”. La publicaci√≥n consideraba a Merkel y Alemania como “ganadores” dentro de la crisis y su estrategia en la lucha contra la pandemia como “un modelo a seguir”.

En Latinoamérica, una nota de opinión publicada esta semana en el diario Clarín, el más leído de Argentina, es una especie de canto de alabanza hacia la canciller, que también dice mucho de los políticos de aquella región.

El comentarista, Ricardo Roa, describe a Merkel, de 65 a√Īos, doctorada en F√≠sica, hija de un pastor luterano y de una profesora de lat√≠n, crecida en el este de Alemania, como una mujer que se comporta “como una persona normal”, tras 15 a√Īos al frente de una gran potencia.

Y para rematar su mandato, la crisis del coronavirus. Para Roa, “Merkel no es de los pol√≠ticos que se salvan, sino de los muy pocos que lideran”.

“Comunica con rigor cient√≠fico. Transmite tranquilidad. Desarma histerias”, prosigue el comentarista argentino, quien utiliza a continuaci√≥n la palabra “merkelina”, concepto que define como “un remedio que no se ve, pero que, si se mira bien se nota, y que consiste en esa sobriedad y firmeza para conducir tratando de resolver los problemas y no tratando de sacarle ventajas pol√≠ticas a los problemas”.

Y sentencia el comentarista argentino: “Una l√≠der de verdad”.

“Sentimentalidad at√≠pica”

Este tipo de alabanza demuestra que el tipo de liderazgo que ejerce Merkel se ha convertido en un bien escaso a nivel internacional.

Y eso es algo que se aplica tambi√©n para Estados Unidos y Reino Unido. Quien √ļltimamente lea TheAtlantic,Forbes o el New YorkTimes, se tropezar√° con alabanzas hacia Merkel que llevan cr√≠ticas impl√≠citas a Trump: “Desde hace semanas, la jefe de Gobierno alemana emplea su racionalidad caracter√≠stica, que va emparejada con una at√≠pica sentimentalidad”, dice un art√≠culo de The Atlantic.

Mientras tanto, el tema en Alemania es la era post-Merkel. Hace poco se cumplieron 20 a√Īos desde que Merkel asumiera la presidencia del partido CDU. Pero nadie se acord√≥ de eso. Debido a la crisis del nuevo coronavirus, la m√°s reciente encuesta de la cadena ARD reflejaba que la canciller obtiene el nivel m√°s elevado de satisfacci√≥n entre la poblaci√≥n desde 2017.

Merkel sin mascarilla

En todas estas semanas que llevamos de pandemia, Merkel no ha aparecido ni una sola vez p√ļblicamente llevando mascarilla.

Ella es, sencillamente, Merkel, y tal vez nunca en ninguno de sus mandatos fue tan científica como política.

La mirada anal√≠tica es la predominante, con referencias a constataciones, pruebas y suposiciones. Si la crisis del coronavirus no se hubiera producido, el s√°bado (25.04.2020) se hubiera votado un candidato masculino para suceder a Annegret Kramp-Karrenbauer, a su vez sucesora de Merkel, en la c√ļspide del partido CDU. Pero eso no va a ocurrir.

La presidencia de la CDU se decidir√° en diciembre. Y el 1 de julio, Merkel asume como canciller un nuevo mandato: la presidencia rotatoria del Consejo de la UE. Hace un a√Īo, no pocos pol√≠ticos de la CDU especulaban con que Merkel ya no se ocupar√≠a de esa nueva tarea en Europa, sino que ser√≠a relevada antes.

¬ŅQui√©n puede suceder a Merkel?

A pesar de la actual euforia alrededor de la canciller, muchos miran hacia adelante. Para el n√ļmero m√°s reciente del Sunday Times, la crisis del coronavirus no es cosa de Merkel, sino del “k√°iser” Markus S√∂der, ministro presidente de Baviera, que pertenece a la CSU, el partido conservador b√°varo, socio de la CDU. La foto muestra a la canciller junto a S√∂der acompa√Īada por el titular “El k√°iser del coronavirus se adelanta en la carrera para suceder a Angela Merkel”.

Amichai Stein, desde Tel Aviv, menciona como el gran talento de Merkel su capacidad para explicar a la gente “la situaci√≥n de forma clara y entendible”.

“La otra raz√≥n para la atenci√≥n internacional que recibe es que no se sabe qui√©n puede sucederla…”, dice Stein. La cuesti√≥n quedar√° todav√≠a un tiempo abierta.

Tendencias Ahora