Internacional
Martes 15 octubre de 2019 | Publicado a las 15:31 · Actualizado a las 15:40
Catalu√Īa vuelve a tomarse el debate pol√≠tico en Espa√Īa a semanas de nuevas elecciones
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
visitas

La condena a l√≠deres independentistas relanz√≥ a Catalu√Īa al centro del debate pol√≠tico a pocas semanas de las legislativas en Espa√Īa, una mala noticia para el socialista Pedro S√°nchez ante una derecha que buscar√° capitalizar su discurso duro contra los separatistas, indicaron analistas.

S√°nchez “ha perdido el control de la agenda de campa√Īa, porque la sentencia le ha metido en una bronca (…) a priori favorable a las posiciones de la derecha”, resumi√≥ a la AFP Oriol Bartomeus, polit√≥logo en la Universidad Aut√≥noma de Barcelona.

En plena campa√Īa hacia las elecciones legislativas del 10 de noviembre, el presidente del gobierno saliente us√≥ un discurso que busc√≥ la moderaci√≥n para responder a la sentencia del Tribunal Supremo que el lunes conden√≥ a nueve separatistas a penas de hasta 13 a√Īos de c√°rcel por la fallida secesi√≥n de Catalu√Īa en 2017.

Por un lado, garantiz√≥ el “√≠ntegro cumplimiento” del fallo, negando la posibilidad de indultos, y por el otro asegur√≥ que las fuerzas del orden actuar√°n con “proporcionalidad” ante las protestas que estallaron inmediatamente en Catalu√Īa, algunas por momentos violentas.

El Partido Socialista “quiere presentarse como la fuerza razonable, tanto en pol√≠tica econ√≥mica como territorial, y la respuesta de S√°nchez responde a esa estrategia: ‘Mano dura, pero no sobrerreacciono"”,
explicó Antonio Barroso, del gabinete londinense de análisis Teneo.

Un “delicado equilibrio”, seg√ļn Barroso, “muy dif√≠cil de mantener si se desbordan los acontecimientos” en Catalu√Īa, que aguarda nuevas protestas despu√©s de que la jornada del lunes se saldara con 131 personas atendidas por los servicios m√©dicos.

Encuestas desalentadoras

La sentencia lleg√≥ tambi√©n en desalentadoras encuestas para los socialistas: aunque ganar√≠an, obtendr√≠an en el mejor de los casos algunos esca√Īos adicionales a los 123 que lograron en abril, lejos a√ļn de la mayor√≠a absoluta de 176 diputados sobre 350 que integran el Parlamento.

Por el contrario, el Partido Popular (derecha) es la formaci√≥n que m√°s gana terreno, conquistando 30 esca√Īos adicionales para llegar a los 90, seg√ļn un sondeo publicado el lunes por el diario conservador El Mundo.

De todas maneras, sigue sin posibilidades de formar una mayor√≠a alternativa con el apoyo del centroderecha liberal de Ciudadanos (que se desplomar√≠a de 57 a 21 esca√Īos) y la extrema derecha de Vox (sube de 24 a 31).

S√°nchez lo tiene tambi√©n dif√≠cil: la sentencia lo alej√≥ m√°s de la coalici√≥n de izquierda radical con la que fracas√≥ en un intento de entenderse para formar gobierno en julio, Unidas Podemos, que salieron en defensa de un refer√©ndum para que los catalanes decidan sobre su permanencia en Espa√Īa, una posibilidad negada para los socialistas.

En ese contexto, el discurso de S√°nchez busca “no dejar ning√ļn flanco abierto” frente al “mensaje claro” y duro de la derecha ante el conflicto catal√°n, dijo Antonio Barroso.

La derecha presiona

El l√≠der del PP, Pablo Casado, que en el pasado defendi√≥ volver a intervenir la autonom√≠a de Catalu√Īa como ya hizo su formaci√≥n estando en el poder tras la fallida secesi√≥n en octubre de 2017, se apresur√≥ el lunes a pedir a S√°nchez que responda “de forma contundente” al llamado independentista a la “desobediencia civil” en repudio a la sentencia.

Unas palabras similares a las de Albert Rivera, cabeza de Ciudadanos, una formación que lleva en el ADN la oposición al nacionalismo catalán.

Casado y Rivera instaron a los socialistas a demostrar su “credibilidad” frente a los independentistas, rompiendo los acuerdos que mantienen con ellos en la Diputaci√≥n de Barcelona y en otros ayuntamientos catalanes.

En el pasado, ambos líderes acusaron a Sánchez de ser rehén de los separatistas, porque apoyaron su llegada al poder mediante una moción de censura en junio de 2018.

Tras asumir la presidencia del gobierno, Sánchez intentó un diálogo con los independentistas, que quedó roto al iniciarse el juicio contra sus líderes en febrero pasado.

Y en las √ļltimas semanas en previsi√≥n a la sentencia del Supremo, S√°nchez endureci√≥ su discurso, sin descartar medidas extraordinarias para garantizar el cumplimiento de la ley en Catalu√Īa.

En todo caso, el hecho de que el conflicto catal√°n se apodere del centro del debate hacia las legislativas “no le permite hablar a S√°nchez de lo que quisiera hablar, que es de estabilidad econ√≥mica (…) o centrar la campa√Īa en pol√≠ticas sociales, para contrarrestar (el discurso de) otros partidos como Unidas Podemos”, agreg√≥ Antonio Barroso.

Tendencias Ahora