Internacional
Jueves 25 julio de 2019 | Publicado a las 10:23 · Actualizado a las 10:37
La "ola populista" trastorna las relaciones internacionales y el multilateralismo
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
visitas

De Donald Trump a Boris Johnson, el club de dirigentes con dejes populistas crece sin parar y trastorna la diplomacia mundial, en detrimento del multilateralismo y la cooperación internacional.

Para muchos observadores, la “ola populista” que arras√≥ en los pa√≠ses democr√°ticos tuvo su primera victoria rotunda con el “s√≠” al Br√©xit, en el refer√©ndum brit√°nico de junio de 2016, incluso antes de la elecci√≥n del multimillonario republicano a la presidencia de Estados Unidos en noviembre del mismo a√Īo.

El nombramiento el miércoles del conservador Johnson como el nuevo primer ministro de Reino Unido, quien impulsó la salida de la Unión Europea, parece ser parte de este movimiento, que entre otras cosas ha visto un aumento de representantes de la extrema derecha en Brasil, con Jair Bolsonaro, o en Italia, con Matteo Salvini.

“Los l√≠deres de casi la mitad de los pa√≠ses del G20”
, que re√ļne a las principales potencias ricas y emergentes, “ahora est√°n generalmente a favor de Trump”, dijo Ian Bremmer, presidente de la firma de expertos Eurasia Group.

Y “muchos de ellos llegaron al poder despu√©s de √©l”, agrega.

Entre ellos, cita a Reino Unido, Brasil, Italia, Australia, pero también a dirigentes que llevan en el poder por más tiempo (el indio Narendra Modi, el argentino Mauricio Macri, el turco Recep Tayyip Erdogan) y a los de países más autoritarios, como el ruso Vladimir Putin y el príncipe heredero de la corona saudita, Mohamed bin Salmán.

Sin embargo, y a pesar de sus afinidades con Trump, Johnson podr√≠a sentirse r√°pidamente “inc√≥modo”, advierte Thomas Wright, del grupo de expertos del Brookings Institution de Washington.

√Čl es ciertamente “populista y radical en el Brexit, pero no en otros temas”, explica a la AFP.

“Sobre el cambio clim√°tico, Ir√°n”, el nuevo jefe del gobierno brit√°nico es “m√°s moderado” y puede que pronto est√© re√Īido con el presidente de Estados Unidos, que se supone es su principal aliado.

Pero a pesar de los diferentes contextos y personalidades, los paralelismos son innumerables entre estos dos líderes.

“Tienen en com√ļn un estilo populista y son claramente parte de un fen√≥meno m√°s grande”, dice Luigi Scazzieri, del Centro para la Reforma Europea en Londres. “Los votantes en Estados Unidos, Reino Unido o Italia eligen pol√≠ticas que se caracterizan por un sentimiento antiinmigratorio, un discurso m√°s o menos expl√≠citamente nacionalista, el rechazo a las √©lites tradicionales encarnadas por tecn√≥cratas y los expertos”, dijo.

Matteo Salivini | AFP
Matteo Salivini | AFP

“Sin un frente com√ļn”

Las raíces están en el aumento de las desigualdades, con un sentimiento de empobrecimiento que va más allá de las clases populares y que llegan a la clases medias.

Combinado con un uso “incre√≠blemente efectivo” de las redes sociales, de las que Bolsonaro, Salvini, Trump y Johnson son asiduos,
estos factores explican el ascenso “estructural” del “populismo”, dice Ian Bremmer.

La irrupci√≥n de estos nuevos actores inevitablemente tiene “profundas consecuencias en los asuntos del planeta”, ya que “denigran las instituciones internacionales acusadas de socavar los intereses nacionales y la soberan√≠a”, seg√ļn Scazzieri.

La primera víctima es el multilateralismo y sus logros desde 1945. Desde el acuerdo climático de París hasta el acuerdo nuclear de Irán, de las Naciones Unidas a la Unión Europea, las instituciones que gobiernan el orden internacional están bajo ataque constante.

Sin embargo, es dif√≠cil hablar de una “coalici√≥n” de l√≠deres “nacionalistas”, “populistas” o “antisistema”. Es un grupo aparte, sin duda, pero no homog√©neo ni unido.

Como prueba est√° la imposibilidad de formar un grupo parlamentario com√ļn despu√©s de las elecciones europeas, porque las cuestiones econ√≥micas o las relaciones con Rusia, por ejemplo, dividen a las partes.

“Todos tienen diferentes banderas y diferentes intereses nacionales”, se√Īala Ian Bremmer. “Es f√°cil para ellos oponerse a la globalizaci√≥n, a las estructuras internacionales existentes y al libre comercio, pero no est√°n unidos en torno a algo”.

Tendencias Ahora