La tarde de este viernes en Europa, un sismo de mediana magnitud se registró en Grecia, cerca de Atenas, la capital del país.

De acuerdo al Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por su sigla en inglés), el movimiento telúrico tuvo una magnitud de 5.3.

En concreto, el temblor se registró en Magoula, urbe ubicada cerca de 30 kilómetros de Atenas, con una profundidad de diez kilómetros.

Minutos después del sismo, medios locales reportaron una réplica de 3.1, que fue seguida por otras seis.

En masa, la ciudadanía decidió abandonar edificaciones a modo de precaución y se hizo a las calles en un país donde este tipo de fenómenos tienen cierto grado de frecuencia.

De acuerdo a registros de video difundidos en redes sociales se puede observar cómo las personas recorren las calles, mientras equipos de emergencia caminan por las vías monitoreando la situación.

“Ha sonado como una bomba, ha temblado el suelo, los pájaros se veían volando en manada asustados desde la ladera de la Acrópolis. Han saltado muchas alarmas de seguridad”, escribió el tuitero Héctor M. Garrido.

Pese a que el temblor generó atochamientos vehículares e interferencias en los servicios telefónicos, al cierre de esta edición no se reportaron lesionados, heridos ni muertos producto de esta situación, como tampoco mayores daños a infraestructura.

Según la agencia internacional France-Presse (AFP), el último gran sismo registrado en Atenas ocurrió en 1999, tuvo una magnitud de 5.9 y dejó 149 víctimas fatales.