Internacional
Lunes 27 mayo de 2019 | Publicado a las 01:09
PPE gana la Eurocámara ante una ola euroescéptica que resultó menos poderosa de lo esperado
Por Jonathan Flores
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Espa√Īa, Portugal, Irlanda, Holanda, Dinamarca… la ola euroesc√©ptica no lleg√≥ a varios pa√≠ses del continente, o result√≥ menos poderosa de lo previsto. Si bien triunf√≥ el derechista Partido Popular Europeo (PPE) -seguido por socialdem√≥cratas, liberales y verdes- se trata de un bloque con propuestas proeuropeas.

En Espa√Īa, que env√≠a a la Euroc√°mara el quinto mayor contingente de diputados, los socialistas del presidente del gobierno Pedro S√°nchez fueron los claros vencedores de las elecciones europeas de ayer domingo, con casi un 33% de votos. Son 13 puntos m√°s que los conservadores del Partido Popular (PP), tambi√©n proeuropeos.

Al contrario que en otros grandes pa√≠ses de la UE, como Francia o Italia, donde ganaron la extrema derecha de Marine Le Pen y Matteo Salvini, los ciudadanos espa√Īoles “no est√°n divididos en cuanto a la integraci√≥n europea”, explica Jos√© Ignacio Torreblanca, del instituto de an√°lisis europeo European Council on Foreign Relations (ECFR).

Ni siquiera ha apostado por el antieurope√≠smo el partido de extrema derecha Vox, que perdi√≥ terreno respecto a las legislativas espa√Īolas del 28 de abril, pasando de un 10% de votos al 6%.

Y es que la UE es sinónimo de libertad y prosperidad.

“En Espa√Īa, la integraci√≥n europea (en 1986) y el retorno a la democracia (tras el fin de la dictadura franquista en 1975) son dos caras de la misma moneda”, apunta Torreblanca.

Prosperidad

Jean-Dominique Giuliani, presidente de la Fundación Robert Schuman, da la clave: hay una relación evidente entre los beneficios que estos países han obtenido de su pertenencia a la UE y la ausencia de fuerzas euroescépticas notables.

“Estos pa√≠ses se han visto transformados por su pertenencia a la UE (…) Dubl√≠n se ha convertido en la puerta de entrada de las inversiones de los Gafa (Google, Amazon, Facebook y Apple) en Europa”, comenta el analista, citando tambi√©n las espectaculares transformaciones en Espa√Īa, Portugal y los pa√≠ses b√°lticos.

Seg√ļn el Eurobar√≥metro publicado por el Parlamento Europeo, Irlanda es uno de los pa√≠ses m√°s eur√≥filos. Un 83% de sus ciudadanos consideran positiva la adhesi√≥n a la UE, frente a una media del 61% entre los 27 pa√≠ses miembros (sin incluir a Reino Unido).

“Para Espa√Īa, Europa es sin√≥nimo de democracia y prosperidad. En Hungr√≠a y Polonia, Europa significa prosperidad y seguridad, pero tambi√©n una cosa que choca con la voluntad de recuperar la soberan√≠a nacional”
- Jean-Dominique Giuliani, presidente de la Fundación Robert Schuman.

Irlanda -donde los centristas proeuropeos del Fine Gael lideran los resultados, seg√ļn las estimaciones- sali√≥ muy beneficiada de su adhesi√≥n a la UE en 1973: 42.000 millones de euros de fondos europeos inyectados, 700.000 empleos creados, y un comercio multiplicado por 90, seg√ļn estad√≠sticas irlandesas.

Seg√ļn Giuliani, es la Historia la que explica que en otros pa√≠ses como Hungr√≠a y Polonia, beneficiados no obstante por su adhesi√≥n al bloque, hayan ganado las europeas el soberanista Viktor Orban y el nacionalista conservador Jaroslaw Kaczynski.

“Para Espa√Īa, Europa es sin√≥nimo de democracia y prosperidad. En Hungr√≠a y Polonia, Europa significa prosperidad y seguridad, pero tambi√©n una cosa que choca con la voluntad de recuperar la soberan√≠a nacional”, veinte a√Īos despu√©s del fin del comunismo, explica.

Una ola contenida

En Portugal, que entr√≥ en la UE en 1986, como Espa√Īa, y tambi√©n despu√©s de una larga dictadura, se impusieron los socialistas del primer ministro Ant√≥nio Costa. La derecha populista obtuvo un peque√Īo porcentaje de votos.

En los tres pa√≠ses b√°lticos -ex rep√ļblicas sovi√©ticas que se unieron a la UE en 2004, sin√≥nimo de prosperidad y seguridad frente al vecino ruso-, Lituania no ten√≠a ninguna fuerza euroesc√©ptica notable en lista en estos comicios europeos.

La presidencial lituana demostró además la debilidad de la corriente populista, ya que tanto el ganador, Gitanas Nauseda, como su rival Ingrida Simonyte, eran proeuropeos.

En Holanda, seg√ļn estimaciones, los electores demostraron su apego a la UE colocando en cabeza a los laboristas y no a los populistas del FvD, como preve√≠an los sondeos.

En Dinamarca, el euroscéptico Partido del Pueblo Danés, vencedor de las europeas de 2014 con el 26,6% de votos, se descalabró quedando en sólo un 11% este domingo.

Tendencias Ahora