Internacional
Domingo 28 abril de 2019 | Publicado a las 00:25 · Actualizado a las 01:09
Espa√Īa acude a votar con Pedro S√°nchez a la cabeza y con un clima pol√≠tico completamente polarizado
Por Manuel Cabrera
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Espa√Īa regresa a las urnas este domingo, en unas polarizadas elecciones legislativas que espera ganar el presidente del gobierno, el socialista Pedro S√°nchez, y que presentan dos grandes inc√≥gnitas: el resultado de la extrema derecha, y las posibles coaliciones de gobierno.

Entre las 09:00 horas y las 20:00 horas locales, cerca de 37 millones de espa√Īoles est√°n llamados a elegir los 350 diputados de la C√°mara Baja y 208 de los 266 senadores.

El favorito de los sondeos es Pedro Sánchez, jefe de un gobierno minoritario desde junio. Todo indica que no tendrá mayoría absoluta, por lo que necesitaría a otros para continuar, siempre y cuando no sumen los partidos de la oposición conservadora.

“Ganar no significa gobernar (…) Tenemos que ganar y gobernar”, advirti√≥ S√°nchez este viernes, durante el √ļltimo d√≠a de campa√Īa.

Cautela aparte, el l√≠der del PSOE se mostr√≥ optimista, al proclamar que “estamos muy cerca de lograr una mayor√≠a parlamentaria para tener un gobierno del Partido Socialista con independientes de reconocido prestigio progresista”.

La izquierda radical de Podemos quiere gobernar con √©l, para garantizar “que haya pol√≠ticas de izquierdas en Espa√Īa”, como dijo su l√≠der, Pablo Iglesias.

Pero enfrente, el socialismo tiene a tres partidos que ya le arrebataron la región de Andalucía, su mayor feudo hasta hace poco: Ciudadanos, Partido Popular (PP) y la extrema derecha de Vox.

El ascenso de este √ļltimo es la gran novedad en un pa√≠s donde, a diferencia de casi todo el resto de Europa, la extrema derecha hab√≠a sido marginal hasta hace unos meses.

Un fenómeno que los socialistas han utilizado a modo de espantajo para movilizar a sus votantes y en particular a las mujeres, dado el discurso antifeminista de Vox.

Lógica de bloques

El l√≠der del PP, Pablo Casado, dijo estar abierto a gobernar con los liberales de Ciudadanos y con Vox, un partido fundado hace cinco a√Īos y que lleva meses llenando auditorios en sus m√≠tines por toda Espa√Īa. Los sondeos le auguran unos 30 esca√Īos.

Los tres partidos quieren “echar a S√°nchez”, mientras que los comicios se presentan como una pelea entre el bloque de izquierdas y el de derechas.

Sin embargo, subsiste una posibilidad intermedia, no desmentida por el dirigente socialista: la de entenderse con Ciudadanos, liderado por Albert Rivera, en caso de ser la √ļnica mayor√≠a de gobierno posible.

Esto le evitaría a Sánchez tener que apoyarse en los partidos separatistas catalanes, que a cambio le piden algo a lo que él se opone firmemente: un referendo de autodeterminación.

La cuestión catalana

Durante la campa√Īa, los temas internacionales brillaron por su ausencia en los debates. Buena parte de la energ√≠a se concentr√≥ en cambio en el conflicto pol√≠tico con el separatismo catal√°n.

En junio, Sánchez se apoyó en los partidos catalanes para hacer prosperar la moción de censura con la que expulsó al conservador Mariano Rajoy.

La maniobra le vali√≥ acusaciones por parte de la derecha de ser “un traidor” y “un peligro p√ļblico”, y dio alas a una ultraderecha que este viernes acus√≥ al socialista y sus socios de representar “la anti-Espa√Īa”, un concepto de moda en los a√Īos 1930.

El presidente del gobierno saliente se defendi√≥, haciendo valer que fueron los separatistas y la derecha quienes tumbaron en febrero su presupuesto 2019 y forzaron este adelanto electoral, que supondr√° las terceras elecciones legislativas en apenas tres a√Īos y medio.

La cuesti√≥n catalana ser√° en cualquier caso uno de los temas m√°s candentes para el pr√≥ximo gobierno, mientras en el Tribunal Supremo contin√ļa el juicio abierto en febrero a 12 l√≠deres separatistas por su papel en el fracasado intento de secesi√≥n unilateral de 2017.

La otra gran cuestión a corto plazo, y poco abordada en los debates, será la economía.

El PIB espa√Īol creci√≥ por encima del 3% entre 2015 y 2017, pero est√°n surgiendo indicadores inquietantes: la ralentizaci√≥n observada el pasado a√Īo seguir√° en 2019, con una expansi√≥n prevista del 2,2%, el desempleo contin√ļa alto (14,7%), y el pa√≠s mantiene el r√©cord de Europa de trabajadores temporales, una cuarta parte de su fuerza laboral.

Tendencias Ahora