Internacional
Miércoles 20 marzo de 2019 | Publicado a las 18:00
Coalici√≥n conservadora de Europa suspende a partido h√ļngaro tras una serie de pol√©micas
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La principal familia pol√≠tica de la Uni√≥n Europea, el PPE (derecha), decidi√≥ este mi√©rcoles no expulsar, sino suspender al partido del controvertido mandatario h√ļngaro, Viktor Orban, una decisi√≥n “vergonzosa” para sus rivales que complica sus alianzas tras los comicios europeos.

Tras una serie de pol√©micas en su pa√≠s y en Europa, como su negativa a acoger refugiados, la gota que colm√≥ el vaso del Partido Popular Europeo fue una campa√Īa en Hungr√≠a que criticaba directamente al presidente de la Comisi√≥n Europea, Jean-Claude Juncker, miembro del PPE.

Alrededor de un n√ļcleo formado por los pa√≠ses del Benelux y de Escandinavia, 13 partidos miembros de esta familia pol√≠tica, que preside las tres principales instituciones del bloque, hab√≠an exigido a principios de marzo la suspensi√≥n, e incluso la expulsi√≥n, del Fidesz de Orban.

Sin embargo, al t√©rmino de una tensa reuni√≥n de la Asamblea Pol√≠tica del PPE en Bruselas, la formaci√≥n anunci√≥ que “de com√ļn acuerdo” con el Fidesz convinieron su “suspensi√≥n” indefinida, una decisi√≥n apoyada por los delegados presentes por 190 votos a favor y 3 en contra.

El presidente del PPE, Joseph Daul, que amenazó incluso con dimitir para hacer presión para lograr la aprobación de este compromiso, explicó que la suspensión implica que el Fidesz no podrá asistir a todas las reuniones del partido, no tendrá derecho a voto ni a proponer candidatos.

Las condiciones impuestas a la formaci√≥n de Orban se resumen a las que Manfred Weber, jefe de filas de esta familia pol√≠tica en la Euroc√°mara, ya le hab√≠a fijado: pedir disculpas, poner fin a su controvertida campa√Īa y aclarar la situaci√≥n de la Universidad de Europa Central, en Budapest.

Con la imposici√≥n de estas condiciones, que un √≥rgano presidido por el ex presidente del Consejo Europeo, el belga Herman Van Rompuy, supervisar√° y emitir√° un informe sobre su aplicaci√≥n “en su debido momento”, el PPE posterga decidir sobre una eventual y complicada expulsi√≥n.

“Argucia pol√≠tica”

A dos meses de las elecciones europeas, previstas del 23 al 26 de mayo, algunos en el seno del PPE temían un escenario similar al de 2009, cuando el Partido Conservador del entonces líder de la oposición británico, David Cameron, abandonó el grupo de esta familia en la Eurocámara.

Diez a√Īos despu√©s, y en un momento en que los sondeos apuntan a que un PPE a la baja necesitar√° alianzas con m√°s partidos para poder gobernar, se teme que Orban se marche y se al√≠e con la Liga del primer ministro italiano, el ultraderechista Matteo Salvini.

“Yo estaba dispuesto a dar un portazo, pero la mayor√≠a de los miembros no quer√≠a nuestra marcha, ya que comprendieron que somos un partido fuerte y que no era prudente obligarnos a abandonar la familia”, defendi√≥ el mandatario h√ļngaro en una rueda de prensa en Bruselas tras la reuni√≥n.

El primer ministro, uno de los ocho con los que cuenta el PPE en el Consejo Europeo de 28 mandatarios, subray√≥ as√≠ que podr√° hacer campa√Īa por Weber para presidir la Comisi√≥n, quien por su parte quiso marcar distancias, subrayando que la expulsi√≥n “sigue sobre la mesa”.

Las reacciones en plena precampa√Īa de los rivales de la formaci√≥n de derecha en las elecciones europeas auguran de hecho que este √ļltimo podr√≠a tener complicado lograr una mayor√≠a para suceder Juncker, tras unas elecciones que se ven como un lucha entre europe√≠stas y populistas.

Udo Bullmann, jefe de filas en la Euroc√°mara de los socialdem√≥cratas, aliados tradicionales del PPE en las instituciones, asegur√≥ que la “credibilidad” de esta familia pol√≠tica “como socio fiable en la lucha contra el populismo de derechas ha sufrido considerablemente”.

El l√≠der de los liberales en la Euroc√°mara, Guy Verhofstadt, asegur√≥ que “el PPE ha perdido la autoridad moral para dirigir” el bloque con esta “argucia pol√≠tica que averg√ľenza” a Europa. Los ecologistas tambi√©n llamaron a Weber a escoger “su campo”.

La Euroc√°mara pidi√≥ en septiembre iniciar un duro proceso sancionador contra Budapest, preocupados por la independencia de la justicia, por la libertad de expresi√≥n o por la situaci√≥n de los migrantes en un pa√≠s que el mandatario de 55 a√Īos gobierna ininterrumpidamente desde 2010.

Atrás queda el tiempo en que este padre de cinco hijos era una de las esperanzas del campo liberal en una Europa sacudida por la caída del Telón de Acero.

Tendencias Ahora