Internacional
S√°bado 05 enero de 2019 | Publicado a las 18:54
Macron tras marcha de al menos 50 mil "chalecos amarillos": Violencia extrema atac√≥ a la Rep√ļblica
Por Valentina Gonz√°lez
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Al menos 50.000 “chalecos amarillos” volvieron a desafiar este s√°bado, por octava vez consecutiva, al gobierno franc√©s con protestas que terminaron en episodios de violencia callejera, denunciados como un “ataque a la Rep√ļblica” por el presidente Emmanuel Macron.

“Una vez m√°s, una violencia extrema vino a atacar la Rep√ļblica – a sus guardianes, a sus representantes, a sus s√≠mbolos. Quienes cometen estos actos olvidan el coraz√≥n de nuestro pacto c√≠vico. Se har√° justicia. Todos deben serenarse para que pueda producirse el debate y el di√°logo”, escribi√≥ el presidente en Twitter.

El denominado “VIII Acto” de la movilizaci√≥n reuni√≥ 50.000 personas, muchos m√°s que los 32.000 manifestantes de la semana pasada, anunci√≥ el ministro del Interior, Christophe Castaner. El fin de semana antes de Navidad, los “chalecos amarillos” convocaron 65.000 seguidores en las calles, seg√ļn la misma fuente.

El ministro del Interior minimiz√≥ la convocatoria del s√°bado. “50.000 es un poco m√°s de una persona por comuna [ayuntamiento] en Francia (…) Por lo tanto, vemos que este movimiento no es representativo de Francia”, declar√≥ en el canal LCI.

Esta fue la primera movilización de 2019, pese a las concesiones del Ejecutivo, que había anunciado que debatirá las reivindicaciones del movimiento a mediados de enero.

El movimiento surgió en protesta contra el alza del precio de los combustibles, para luego defender reivindicaciones más amplias, relativas a los impuestos o al derecho a un referéndum de iniciativa ciudadana.

Los “chalecos amarillos” empezaron a desfilar como es habitual por la ma√Īana en distintas ciudades de Francia en relativa calma, pero poco despu√©s del mediod√≠a varias de estas manifestaciones derivaron en enfrentamientos con la polic√≠a, especialmente en Par√≠s.

En la capital, donde huno unos 4.000 manifestantes, un gendarme resultó herido en uno de los enfrentamientos que volvieron a ocurrir en los puntos más emblemáticos para el turismo y el comercio parisino, como la avenida los Campos Elíseos, el bulevar Saint-Germain, el Jardín de las Tullerías, la alcaldía de París y la Asamblea Nacional.

Vamos a manifestarnos aqu√≠ cada s√°bado, [el movimiento] continuar√° en 2019″, dec√≠a a trav√©s de un meg√°fono, Sophie, una de las figuras del movimiento.

En el cortejo se escucharon gritos que se repitieron en varias ciudades como “¬°Macron dimisi√≥n!” y consignas contra la prensa, constat√≥ la AFP.

A orillas del Sena, en dirección hacia la Asamblea Nacional desde el ayuntamiento, se registraron los primeros forcejeos con las fuerzas de seguridad. Los manifestantes lanzaron piedras y botellas a la policía que respondió con gases lacrimógenos.

Uno de los restaurante en una barcaza sobre el Sena, anclada cerca del Museo de Orsay, fue incendiado, al igual que varias motos y monopatines de alquiler y un auto en el bulevar de Saint-Germain, observaron periodistas de la AFP.

El portavoz del gobierno, Benjamin Griveaux, tuvo que ser evacuado de sus oficinas cuando algunos manifestantes destrozaron la gran puerta de madera de su ministerio y entraron en el patio interior, aunque sin llegar a penetrar en el edificio.

Los “chalecos amarillos” tambi√©n se movilizaron en Marsella (sureste), Lyon (este), Grenoble (este), Rouen (norte), Caen (noroeste) o Burdeos (suroeste), uno de los puntos calientes de las protestas.

Nueva estrategia

Este “acto VIII” de la movilizaci√≥n constitu√≠a una prueba para el movimiento de protesta, que lleva mes y medio desafiando al Gobierno, si bien en las √ļltimas semanas parec√≠a haber perdido fuelle.

El 17 de noviembre, cuando entró en acción el movimiento, se movilizaron hasta 282.000 personas en todo el país.

Debilitado por esta protesta in√©dita, Macron anunci√≥ el 10 de diciembre una serie de medidas ‚Äďcomo el aumento de 100 euros del salario m√≠nimo- y prometi√≥, en un discurso el 31 de diciembre, una vuelta al “orden republicano”. Pero las voces cr√≠ticas distan mucho de acallarse.

“La ira se transformar√° en odio si usted contin√ļa en su pedestal, usted y los que son como usted, considerando al pueblo como mendigos, desdentados, gente que no es nada”, advirti√≥ el colectivo de los “chalecos amarillos” llamado “Francia en c√≥lera” en una carta abierta dirigida al presidente y divulgada el jueves.

Para tratar de esquivar a las fuerzas de seguridad, “Francia en c√≥lera” sugiri√≥ a sus simpatizantes que se quiten los chalecos fluorescentes el s√°bado para presentarse en las calles “como meros ciudadanos que son”.

Desde el inicio del movimiento, m√°s de 1.500 personas resultaron heridas, 53 de ellas de gravedad, entre los manifestantes, y casi 1.100 entre las fuerzas de seguridad. Adem√°s, 10 personas han muerto, principalmente en accidentes al margen del bloqueo de carreteras.

Tendencias Ahora