Internacional
Viernes 21 septiembre de 2018 | Publicado a las 12:50 · Actualizado a las 12:56
Los escenarios del Reino Unido y la UE para destrabar el Brexit
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La jefa del gobierno británico, Theresa May, quiere mantener unas relaciones comerciales lo más estrechas posibles con la Unión Europea tras el Brexit, pero este deseo choca con los límites que Bruselas y ella misma se fijaron.

La UE pidió la primera ministra que revise su plan, el jueves durante una cumbre informal en Salzburgo. Bruselas contempla más bien una asociación comercial al estilo noruego o un amplio acuerdo de libre comercio como el que tiene con Canadá.

Pero May rechaza estas opciones, insistiendo en obtener un acuerdo “a la medida”.

A seis meses del Brexit, previsto a finales de marzo de 2019, las dos partes se enrocan en sus posiciones, una situación que cada vez da más consistencia a la hipótesis de una separación sin acuerdo.

Estas son las opciones que existen:

La propuesta de May

En opini√≥n de Theresa May, su plan, denominado “de Chequers”, es “la √ļnica propuesta seria y cre√≠ble” sobre la mesa.

Este prevé la creación de una zona de libre comercio para los bienes industriales y los productos agrícolas, con reglas comunes, y la posibilidad de que Reino Unido recaude en nombre Bruselas los aranceles aduaneros a los bienes que entran en su territorio con destino a la UE.

Reino Unido podría fijar sus propios aranceles para las mercancías con destino a su territorio.

Esto significaría mantener a Reino Unido en el seno de la unión aduanera para la libre circulación de bienes y capitales, pero excluyendo a los servicios y la libre circulación de personas.

Para la UE es inaceptable porque atentar√≠an contra la integridad del mercado √ļnico e insuficiente, en su opini√≥n, para evitar el establecimiento de una frontera f√≠sica entre la provincia brit√°nica de Irlanda del Norte y la Rep√ļblica de Irlanda, pa√≠s miembro del bloque.

La opción noruega

Noruega tiene una relación económica y comercial muy avanzada con la UE, en su calidad de miembro del Espacio Económico Europeo (EEE).

Tiene acceso al mercado √ļnico y debe respetar la libertad de circulaci√≥n de personas, de servicios, de bienes y de capitales. Los productos agr√≠colas y la pesca no forman parte del acuerdo.

M√°s all√° de las simples relaciones comerciales, Noruega se aline√≥ con las reglas comunitarias en materia de ayuda p√ļblicas, de competencia y de mercados p√ļblicos.

Londres rechaza este modelo, porque se opone a la libre circulación de personas y rechaza la jurisprudencia de la Corte de Justicia de la UE.

Un acuerdo a la canadiense

Dadas las “l√≠neas rojas” dibujada por Londres -no al mercado √ļnico y a la uni√≥n aduanera- la UE considera que el acuerdo de libre comercio alcanzado con Canad√° (CETA) podr√≠a servir como modelo a la futura relaci√≥n.

Este acuerdo establece normas comunes en materia de salud, de denominaciones de origen controladas o de mercados p√ļblicos. Pero podr√≠a, como en el caso de Canad√°, necesitar a√Īos de negociaciones para alcanzar un nivel de cooperaci√≥n conveniente a ambas partes para cada sector.

Esta opción parece gustar a los partidarios del Brexit pero significa que se necesitaría un acuerdo aparte para Irlanda del Norte y poner en cuestión la unidad del Reino Unido, advierte May.

Las reglas de la OMC


Si las negociaciones fracasan, Reino Unido se convertir√° de la noche a la ma√Īana en un tercer pa√≠s a ojos de la UE.
Su relaci√≥n pasar√≠a entonces a regirse √ļnicamente por las reglas de la Organizaci√≥n Mundial del Comercio (OMC).

Estas reglas por defecto implican aranceles aduaneros y barreras comerciales que entrabarían los intercambios entre Londres y el continente.

La London School of Economics (LSE) estima en un estudio que, en diez a√Īos, este escenario reducir√≠a en un 40% el comercio del Reino Unido con la UE.

Tendencias Ahora