Internacional
Domingo 09 septiembre de 2018 | Publicado a las 17:43 · Actualizado a las 11:03
Derecha y socialdemócratas "empatan" en Suecia: ultraderecha avanza menos de lo esperado
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Suecia parecía resistir el domingo a la fiebre nacionalista que recorre Europa a caballo de la crisis migratoria tras unas legislativas cruciales en las que la socialdemocracia y la derecha moderada se repartían 144 y 143 diputados cada una -insuficientes para formar gobierno- y la ultraderecha avanzaba aunque menos que lo esperado.

Ni la gobernante socialdemocracia del primer ministro y ex obrero metal√ļrgico Stefan Lofven y sus aliados ecologistas, ni los conservadores de Moderate y los democristianos estaban en condiciones de formar gobierno escrutados el 85% de los distritos.

De acuerdo con estos resultados se anticipan intensas negociaciones para tratar de formar gobierno entre socialdemócratas y ecologistas de un lado con el centro y derecha moderada en el otro.

La socialdemocracia obten√≠a 28,3% de votos –3% menos que hace cuatro a√Īos– mientras los conservadores de Ulf Kristersson sumaban 19,8% de sufragios, con una ca√≠da similar.

En cuanto a la ultraderecha del Partido de los Demócratas, al que sondeos anticipan que iba a obtener 20 o incluso 25% de sufragios, los resultados parciales le adjudican 17,9, lo que de todas formas implica un progreso de 4 puntos respecto de 2014.

“Somos los grandes ganadores de esta elecci√≥n (…) Vamos a ejercer una real influencia sobre la pol√≠tica sueca” dijo el l√≠der del ultraderechista Partido de los Dem√≥cratas, Jimmie Akesson, que hab√≠a hecho campa√Īa denunciando la llegada de centenares de miles de solicitantes de asilo como una amenaza “cultural”.

El primer ministro hab√≠a presentado estas legislativas como un “refer√©ndum para el Estado providencia”, mientras que la extrema derecha los convirti√≥ en un plebiscito contra su pol√≠tica de inmigraci√≥n y de integraci√≥n.

“Fuerzas del odio”

El primer ministro hab√≠a advertido al votar el domingo que “los socialdem√≥cratas, y un gobierno conducido por √©stos, son la garant√≠a de que los Dem√≥cratas de Suecia, un partido extremista y racista, no tengan influencia en el ejecutivo”.

Suecia, con 18,5% de sus habitantes nacidos en el extranjero, registr√≥ 160.000 solicitudes de asilo s√≥lo en 2015, la mayor proporci√≥n en Europa respecto al n√ļmero de habitantes. Desde 2012 ha recibido 400.000 pedidos de asilo en total.

En un lujoso barrio del centro de Estocolmo, Henrik, un m√©dico de 46 a√Īos, no quiso revelar a qui√©n hab√≠a votado, pero lament√≥ el estigma que, seg√ļn √©l, sufre la extrema derecha.

“Un voto para el SD no sirve para nada. Pero se deber√≠a tomarlos en serio, porque han sacado temas importantes como la inmigraci√≥n, pero tambi√©n el sistema sanitario”, dijo.

En la v√≠spera de los comicios, L√∂fven denunci√≥ las “fuerzas del odio” e inst√≥ a los electores a quedarse “en el lado bueno de la historia”.

El l√≠der conservador Kristersson, llam√≥ por su parte a “una cooperaci√≥n m√°s all√° de las l√≠neas partidarias para aislar a las fuerzas” que defienden “el repliegue”.

“Pacto con el diablo”

Löfven logró mantener su gobierno minoritario hasta el final a base de alcanzar compromisos con la derecha, sobre todo en materia de política energética.

Pero la oposición está determinada a sacarlo del poder, aunque eso dinamite el cordón de seguridad que hasta ahora evita que los Demócratas de Suecia tengan una influencia política directa.

La estrategia puede ser arriesgada y tanto centristas como liberales han asegurado su rechazo a un pacto con “el diablo”, como se describe el propio l√≠der de los Dem√≥cratas de Suecia.

Tendencias Ahora