Un tribunal alemán dictaminó este jueves que el líder independentista catalán Carles Puigdemont puede ser extraditado a España, pero solamente por supuesta malversación y no por rebelión.

La “extradición por la acusación de malversación de fondos públicos es admisible; una extradición por la acusación de rebelión no es admisible”, indicó la corte superior regional de Schleswig-Holstein, precisando que recae en el fiscal organizar la entrega a las autoridades españolas y que el expresidente de Cataluña “Carles Puigdemont es libre” hasta entonces.

La fiscalía, además, añadió que “decidirá pronto sobre la autorización de extraditar al acusado por malversación de fondos”.

La determinación del tribunal asesta un golpe a los motivos presentados por España para reclamar su extradición, ya que impide un juicio por rebelión. “La corte parte del principio de que el tribunal español respetará (la decisión alemana) y que no procesará al acusado Puigdemont por rebelión además de por corrupción”, sostuvo.

Sin embargo, los jueces rechazaron los argumentos del independentista catalán que estimaba ser una víctima política y que por consecuente no se debía dar curso a su extradición.

“Es aberrante hacerlo (una acusación como esa) contra el Estado español, miembro de la comunidad de valores y del espacio jurídico de la Unión Europea”, estipuló el tribunal.

España acusó a Puigdemont de rebelión y malversación de fondos por el referendo independentista catalán organizado en 2017. El catalán se refugió en Bélgica luego de su destitución de la presidencia autonómica y desde ese país viajaba a otros de la Unión Europea para internacionalizar su combate.

Fue detenido a fines de marzo en el norte de Alemania cuando viajaba, en auto, de Finlandia a Bélgica.