Internacional
Jueves 03 mayo de 2018 | Publicado a las 13:05
El Pa√≠s Vasco se despide de ETA tras m√°s de 50 a√Īos y 829 v√≠ctimas fatales
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“Adi√≥s ETA, un honor”. Un grafiti en una carretera en el Pa√≠s Vasco muestra resabios de apoyo a la organizaci√≥n separatista, que este jueves anunci√≥ su disoluci√≥n, un paso que muchas personas aqu√≠ de todas maneras sienten que tard√≥ en llegar.

En los alrededores de la población de Agurain, pintadas y afiches a favor de que los presos de ETA sean acercados a sus familias en el País Vasco adornan paredes y columnas bajo un cielo lluvioso.

Pero en este pueblo de 5.000 personas, donde gobierna el partido nacionalista moderado PNV, el fin de d√©cadas de plomo con atentados, secuestros y extorsiones de ETA en su campa√Īa por la independencia del Pa√≠s Vasco y Navarra es recibido con agrado.

“Lo tomo como algo positivo” dice Seve Garc√≠a de Vicu√Īa, un jubilado de 69 a√Īos que confiesa en un principio haber simpatizado con ETA, creada en 1959 durante la dictadura de Francisco Franco, que prohibi√≥ el uso p√ļblico del lenguaje propio de la regi√≥n, el vasco.

Se fue desilusionando gradualmente y cambi√≥ de opini√≥n tras a√Īos de violencia. En total, a ETA se le atribuyen al menos 829 muertos.

Garc√≠a de Vicu√Īa advierte que los “sentimientos muy profundos que ha habido de arraigo, de apoyo a ETA, todav√≠a quedan”.

‘Te duele’

Debilitada por sucesivos golpes policiales y el rechazo mayoritario de la poblaci√≥n vasca, ETA anunci√≥ su renuncia a la lucha armada en 2011 y el a√Īo pasado inici√≥ el proceso de entrega de armas.

El jueves anunci√≥ su desmantelamiento definitivo, cerrando un negro cap√≠tulo de la historia de Espa√Īa.

“Ha habido muchos muertos y mucho dolor”, estima Victoria P√©rez Conde, una mujer de 69 a√Īos originaria de Burgos, en Castilla y Le√≥n, regi√≥n colindante con el Pa√≠s Vasco.

Se mud√≥ a Agurain hace cuarenta a√Īos, siguiendo el trabajo de su marido, y recuerda un momento en particular: el del asesinato en 1997 de Miguel √Āngel Blanco, que conmocion√≥ a Espa√Īa y gener√≥ masivas protestas, marcando un giro en la lucha contra ETA.

El concejal conservador de 29 a√Īos fue secuestrado por ETA y recibi√≥ dos disparos en la cabeza cuando expir√≥ el ultim√°tum de 48 horas dado por la organizaci√≥n, que mantuvo en vilo al pa√≠s entero.

“Yo estaba en la cl√≠nica ingresada y est√°bamos pendientes todos, y las enfermeras, a ver lo que dec√≠an”, recuerda P√©rez Conde. “Y termin√≥ mal. Y te duele”.

La mujer cree que la disoluci√≥n de ETA lleg√≥ muy tarde, al igual que Adolfo Olalde, due√Īo de una tienda de computadores de 62 a√Īos en Agurain.

“De todas las organizaciones que se est√°n disolviendo en todo Europa, era la √ļltima que faltaba”, dice Olalde.

‘Medios pol√≠ticos, no violentos’

Pero ahora que ETA anunci√≥ su disoluci√≥n, Olalde cree que el gobierno espa√Īol deber√≠a tambi√©n dar un paso.

Como otros vascos, cree que los presos de ETA deben ser trasladados a cárceles cercanas al País Vasco.

Ese acercamiento es defendido por los nacionalistas del PNV y por los independentistas de Bildu, las agrupaciones que dominan ampliamente el Parlamento regional.

En una columna cercana, un peque√Īo afiche muestra un mapa del Pa√≠s Vasco rodeado por la frase: “Prisioneros y fugitivos vascos de vuelta a casa”.

“En Francia veo que se est√°n tomando medidas, a ver si en Espa√Īa toman nota”, dice, en referencia a los recientes traslados de presos de ETA del norte al sur de Francia, m√°s cerca del Pa√≠s Vasco.

“A las v√≠ctimas tambi√©n hay que darles su reconocimiento, pero por parte de los dos lados”
, agrega.

En un mensaje en abril, ETA pidi√≥ perd√≥n por las v√≠ctimas “sin responsabilidad” en el conflicto, dando a entender que los asesinatos de polic√≠as y militares eran leg√≠timos, indignando a sobrevivientes y familiares.

Pero también personas del entorno independentista murieron a manos de grupos parapoliciales y de ultraderecha, por lo que hay crecientes voces en el País Vasco que piden que esos crímenes también se reconozcan para ayudar en la reconciliación.

Para Alberto, un maestro de 41 a√Īos que reh√ļsa dar su apellido, la lucha de ETA por un Pa√≠s Vasco independiente continuar√°, pero “por medios pol√≠ticos, no violentos”.

Tendencias Ahora