Este martes miles de estadounidenses irán a las urnas para elegir entre el presidente Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden, en unas elecciones presidenciales marcadas por la crisis económica y el coronavirus.

Los deportistas norteamericanos no están ajenos a este evento cívico. De hecho, varios de ellos han mostrado abiertamente sus preferencias. Los de la NBA, NFL y MLS destacan.

Votos a Biden

El campeón de la NBA con los Ángeles Lakers, Lebron James, votará por el candidato demócrata Joe Biden.

“Queremos algo mejor, queremos un cambio en nuestra comunidad. Siempre decimos que queremos un cambio y ahora tenemos la oportunidad”, dijo sin tapujos a un periodista del New York Times.

Megan Rapinoe, futbolista de 35 años y ganadora del Balón de Oro en 2019, también votará por Biden. En más de una oportunidad criticó a Trump y lo tachó de “machista”.

Otro que también votará por el candidato demócrata es Magic Johnson. El exbasquetbolista intervino en varias campañas de Biden los últimos meses.

Votos a Trump

Por otro lado, la leyenda del fútbol americano Tom Brady, votará por el presidente Donald Trump.

“Donald es un buen amigo mío. Lo conozco desde hace tiempo y siempre apoyo a mis amigos”, dijo en una oportunidad.

Es más, Brady confesó que guarda un jockey con el emblema de la primera campaña electoral de Trump: ‘Make America Great Again’.

La leyenda del boxeo, Mike Tyson, también sufragará por Trump. De hecho, ambos son amigos hace más de 30 años: “Si puedo convencer a 200 mil personas o más de que voten a Trump, lo haré”, dijo durante la primera campaña presidencial.

Por último Jack William Nicklaus, uno de los mejores golfistas de la historia, instó a sus seguidores en Twitter a votar por el presidente: “Les sugiero fuertemente que consideren a Donald J. Trump por otros cuatro años. Yo, ciertamente, he realizado mi voto por él”, cerró.

Trump y el deporte estadounidense: relación marcada por la polémica

Desde 2017, la relación entre Donald Trump y el deporte norteamericano ha estado marcada por una serie de polémicas, debido a las manifestaciones de los deportistas en protesta por la discriminación sufrida por los afroestadounidenses en el país.

Ese año, el presidente apuntó sus dardos a los deportistas de la Liga Profesional de Fútbol Americano (NFL), por las protestas hechas por el mariscal de campo de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, quien se quedaba sentado o arrodillado y se negaba a cantar el himno nacional durante los partidos.

Esto generó que varios jugadores siguieran el ejemplo de Kaepernick, lo que generó la furia de Trump en redes sociales.

“Si los fans de la NFL se niegan a ir a los partidos hasta que los jugadores dejen de faltarle el respeto a nuestra bandera y a nuestro país, verán que el cambio ocurre rápido. ¡Despedir o suspender!”, lanzó.

De ahí en adelante, las polémicas del presidente con el deporte estadounidense no cesaron. Posteriormente, le retiró la invitación a la Casa Blanca a los campeones vigentes de la NBA, los Golden State Warriors.

¿Por qué? Resulta que Stephen Curry se negó a ir a la Casa Blanca, argumentando que los Warriors podían “inspirar algún cambio” al negarse a visitar la casa del presidente.

Esto no le gustó a Trump y decidió cancelar la invitación al equipo.

Recientemente, el golf, NASCAR y la MLS han sido también blancos para el presidente, pues las manifestaciones durante el himno se han extendido.

De hecho, hizo un llamado a boicotear esos deportes.