Internacional
Miércoles 31 julio de 2019 | Publicado a las 10:42 · Actualizado a las 10:56
Baltimore: la ciudad que quedó en la mira tras los ataques de Trump
Por Diego Vera
La información es de Deutsche Welle
visitas

A Donald Trump se le echa en cara el haberse expresado de esta ciudad estadounidense en los t√©rminos m√°s ofensivos imaginables en el vocabulario de un presidente. ¬ŅQu√© busca al denigrar a una urbe entera como lo hizo?

El dem√≥crata Elijah Cummings es la m√°xima autoridad del Comit√© de Supervisi√≥n y Reforma, el m√°s importante de los gremios fiscalizadores de la c√°mara baja del Congreso estadounidense. Como tal, el legislador de 68 a√Īos ha dirigido la investigaci√≥n de los posibles v√≠nculos del equipo de campa√Īa electoral de Donald Trump con el Kremlin en el marco de los comicios presidenciales de 2016 y se ha pronunciado sobre las violaciones de derechos humanos registradas en los centros de detenci√≥n de migrantes en el sur del pa√≠s norteamericano.

A estas alturas, a nadie le extra√Īa que Donald Trump responda personalmente a quienes critican su gesti√≥n ni mucho menos que lo haga apelando a las redes sociales. Pero al intentar descalificar las opiniones de Cummings v√≠a Twitter, el ‚Äúhombre fuerte‚ÄĚ de la Casa Blanca ha causado conmoci√≥n con la elecci√≥n de sus palabras.

‚ÄúLa jurisdicci√≥n de Cummings es un desastre asqueroso, infestado de ratas y roedores‚ÄĚ, escribi√≥.
‚ÄúNing√ļn ser humano querr√≠a vivir all√≠‚ÄĚ, acot√≥, aludiendo al 7¬ļ distrito de la ciudad de Baltimore, Maryland.

‚ÄúCummings ha sido un mat√≥n brutal, grit√°ndole a los grandes hombres y mujeres de la Patrulla Fronteriza por las condiciones en la frontera sur del pa√≠s, cuando, en realidad, su distrito de Baltimore es mucho peor y m√°s peligroso‚ÄĚ, agreg√≥ Trump antes de que comenzaran a llover los reproches.

Al d√≠a siguiente, el presidente subray√≥ sus afirmaciones. ‚ÄúNo hay nada malo en destacar lo evidente: el representante Elijah Cummings hizo un muy mal trabajo por su distrito y la ciudad de Baltimore‚ÄĚ, escribi√≥ en Twitter el 28 de julio.

Baltimore| AFP
Baltimore| AFP

Calculado racismo


Baltimore es la urbe más poblada del estado de Maryland y la jurisdicción de Cummings, que abarca más de la mitad de esa ciudad, cuenta con casi 660.000 habitantes, la mayoría de los cuales son afroamericanos.
Ese es un dato relevante desde que estall√≥ la pol√©mica en torno a los tuits del l√≠der republicano. An√°lisis realizados por varios medios revelan que Trump reserva el uso del t√©rmino ‚Äúinfestado‚ÄĚ para referirse a lugares habitados principalmente por afroamericanos y latinoamericanos. La √ļltima vez que lo emple√≥ fue el 14 de julio.

En aquella ocasi√≥n agredi√≥ a cuatro congresistas dem√≥cratas de ascendencia extranjera. ‚Äú¬ŅPor qu√© no se regresan y ayudan a arreglar los pa√≠ses ruinosos e infestados de crimen de los que vinieron?‚ÄĚ, dijo Trump. Dos d√≠as m√°s tarde, el Congreso de Estados Unidos aprob√≥ una resoluci√≥n en la que los tuits del presidente eran tachados de racistas; pero eso no inhibi√≥ a sus simpatizantes de continuar apoy√°ndolo. Expertos se√Īalan que los comentarios racistas de Trump no son deslices, sino producto del c√°lculo electoral.

Celeste Montoya, profesora asociada de la Universidad de Colorado especializada en Estudios de la Mujer y de Género, no duda en advertir que Trump instrumentaliza políticamente las tensiones raciales para movilizar a su base electoral.

Vincent Southerland, director ejecutivo del Centro para la Investigaci√≥n de la Etnicidad, la Desigualdad y la Ley, adscrito a la Escuela de Derecho de la Universidad de Nueva York, se√Īala que Trump es ‚Äús√≠ntoma de una enfermedad mayor‚ÄĚ: la desigualdad propiciada en Estados Unidos por la etnicidad.

‚ÄúPara alejarnos del pasado, primero debemos enfrentarlo y creo que eso es algo que todav√≠a no hemos hecho‚ÄĚ, a√Īade Southerland. Pero, ¬Ņqu√© busca el mandatario al denigrar a una localidad estadounidense como lo hizo con Baltimore?

No es mentira que en la histórica ciudad portuaria se registren altos índices de desempleo, pobreza, consumo de drogas ilegales, delincuencia y homicidios, y que la población afroamericana sea la más afectada por las circunstancias. Sus calamidades sirvieron de inspiración para una célebre canción en 1977.

Baltimore | AFP
Baltimore | AFP

Oda a Baltimore

Compuesta por Randy Newman y popularizada por la pianista y cantante Nina Simone, Baltimore habla de los ‚Äútiempos duros en un pueblo duro a orillas del mar‚ÄĚ, de ‚Äúprostitutas en las esquinas‚ÄĚ, de ‚Äúborrachos tirados en la acera‚ÄĚ, de una ‚Äúciudad que muere sin que nadie sepa por qu√©‚ÄĚ.

Pero Baltimore no es un lugar homogéneo; tiene otras caras. Tiene vecindarios muy bellos donde vive la gente rica. La demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, nació en ese rincón de Estados Unidos. Su padre fue alcalde de la ciudad.

‚ÄúHay doscientos barrios singulares aqu√≠ en Baltimore. Son tantas cosas las que me gustan de este lugar: su comida, su historia, su arquitectura‚Ķ‚ÄĚ,
dice el trabajador social Jonathan Callaway Peak en entrevista con DW.

El crimin√≥logo Jeffrey I. Ross, de la Universidad de Baltimore, completa la lista de Callaway Peak mencionando la escena art√≠stica alternativa de la ciudad; el puerto interior, que es un im√°n para los turistas; y la apasionada lealtad de los lugare√Īos por sus equipos de f√ļtbol estadounidense y de b√©isbol.

En Baltimore tenemos dificultades en los √°mbitos de la seguridad, el desempleo y la educaci√≥n; pero hay otras ciudades con los mismos problemas‚ÄĚ,
arguye Leon F. Pinkett III, integrante del concejo municipal local, todavía asombrado por la virulencia con que Trump la emprendió contra esta urbe de Maryland en lugar de ofrecer soluciones para sus problemas. No todos en Baltimore han defendido a Cummings de los tuits del presidente, pero muchos enfatizan que el legislador ha enfrentado los desafíos valientemente desde que llegó a Washington, en 1996.

Tendencias Ahora