Internacional
Viernes 04 enero de 2019 | Publicado a las 18:39
Trump insiste en el muro: dice estar "preparado" para que cierre de gobierno dure m√°s de un a√Īo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Donald Trump defendi√≥ una vez m√°s con u√Īas y dientes su proyecto de levantar un muro en la frontera con M√©xico, advirtiendo que estaba “preparado” para que la par√°lisis presupuestaria iniciada hace dos semanas se extienda varios meses, incluso m√°s de un a√Īo.

El presidente recibió este viernes en la Casa Blanca a la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, para encontrar una solución a la parálisis presupuestaria, un día después de la inauguración de un nuevo Congreso en Washington.

En rueda de prensa, Trump describi√≥ las negociaciones como “muy, muy productivas”, aunque la oposici√≥n tuvo un relato menos optimista del encuentro.

El presidente estadounidense calific√≥ la construcci√≥n del muro en la frontera sur como una cuesti√≥n de “seguridad nacional” y afirm√≥ que un acuerdo al respecto con la oposici√≥n dem√≥crata es posible.

“Podemos lograrlo a trav√©s de un proceso de negociaci√≥n, intent√©moslo”, dijo.

Confirm√≥ sin embargo declaraciones formuladas a la salida de la reuni√≥n por Chuck Schumer, seg√ļn el cual el presidente habr√≠a afirmado que el cierre de la administraci√≥n federal podr√≠a durar mucho tiempo, meses e incluso a√Īos.

“S√≠, yo dije eso”, indic√≥ Trump. “No creo que pase, pero estoy preparado” para ello, precis√≥.

Las negociaciones sobre la parálisis del gobierno, un elemento de presión potente en la política estadounidense, también son una batalla por el control de la narrativa, en la cual cada partido intenta responsabilizar al otro del cierre, que afecta a cerca de 800.000 funcionarios, obligados a estar en licencia sin goce de sueldo.

“Inmoral”

Después del jueves, con la inauguración del nuevo Congreso, Estados Unidos comenzó a vivir un nuevo escenario político: los republicanos siguen dominando el Senado, pero los demócratas recuperaron la Cámara de Representantes, con Nancy Pelosi como la principal portavoz de la oposición.

“No vamos a construir un muro”, dijo Pelosi el jueves. “Un muro es una inmoralidad entre pa√≠ses. Es una forma de pensar antigua, no es rentable”, dijo, argumentando que el dinero estar√≠a mejor invertido en tecnolog√≠a de seguridad como drones y c√°maras y en la contrataci√≥n de m√°s agentes fronterizos.

La par√°lisis presupuestaria tiene como principal escollo la demanda del presidente estadounidense de una partida de m√°s de 5.000 millones de d√≥lares para construir el muro, una de sus promesas insignia de la campa√Īa electoral de 2016.

En los √ļltimos d√≠as se baraj√≥ la posibilidad de un acuerdo sobre otro tema relacionado con la inmigraci√≥n: la regularizaci√≥n de la situaci√≥n de los “dreamers”, los indocumentados llegados a Estados Unidos siendo ni√Īos acompa√Īando a sus padres.

Bajo la administraci√≥n del expresidente Barack Obama fue lanzado un programa que proteg√≠a de la deportaci√≥n y otorgaba permisos para trabajar y tener licencias de conducir a unos 700.000 “dreamers” inscritos.

Este programa, denominado Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA), fue suprimido por Trump en septiembre de 2017 y desde entonces es objeto de una batalla en los tribunales, que probablemente termine en la Corte Suprema.

En la conferencia de prensa, Trump indicó que una negociación al respecto no está en el orden del día.

“Vamos a hablar en otro momento”, dijo el presidente.

Un pulso con miras a 2020

La batalla por el muro tambi√©n est√° dando el tono de c√≥mo ser√°n los dos √ļltimos a√Īos del gobierno para Trump, que despu√©s de haber iniciado su mandato sin oposici√≥n en el Congreso, ahora se enfrenta a una C√°mara de Representantes que puede frustrar sus planes y que adem√°s tiene potestad de lanzar investigaciones.

Este pulso tambi√©n est√° orientado claramente a establecer una relaci√≥n de fuerzas con miras a la campa√Īa presidencial de 2020.

Algunos de los nuevos legisladores que llegaron el jueves a Washington ya lanzaron llamados para iniciar un proceso de destitución contra Trump, pero hasta ahora Pelosi ha sido cauta y ha dicho que es contraria a activar este procedimiento.

“¬ŅC√≥mo podr√≠an destituir a un presidente que logr√≥ ganar quiz√°s la m√°s importante elecci√≥n de todos los tiempos, que no ha hecho nada malo (no hubo colusi√≥n con Rusia, fueron los dem√≥cratas los que coludieron)?”, escribi√≥ Trump en Twitter.

Tendencias Ahora