Internacional
Jueves 21 junio de 2018 | Publicado a las 08:18 · Actualizado a las 08:22
La dura tarea para reunir a familias separadas en la frontera de Estados Unidos
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los inmigrantes que fueron separados de sus hijos tienen la mirada vac√≠a porque no pueden creer que el gobierno estadounidense les haya quitado a sus ni√Īos, seg√ļn abogados que dudan que las familias se re√ļnan en un corto plazo debido al caos que modela la vida en la frontera con M√©xico.

“Cuando hablo con los padres, siento que miran a trav√©s de m√≠, porque no consiguen entender, no pueden aceptar, no pueden creer que no sepan d√≥nde est√°n sus hijos y que el gobierno estadounidense se los haya quitado”, dijo a la Agence France-Presse Jodi Goodwin, una abogada de migraci√≥n en Texas.

“Es incre√≠blemente desgarrador y es un horrendo desprecio al debido proceso”, a√Īadi√≥ la abogada del Migrant Center for Human Rights, que ha trabajado como voluntaria en la frontera desde 1995.

M√°s de 2.300 ni√Īos fueron separados de sus padres y detenidos en centros de la patrulla fronteriza desde que el presidente Donald Trump implement√≥ en abril una pol√≠tica de “cero tolerancia”, con la idea de desalentar a los inmigrantes que llegan por la frontera sur.

Pero las cr√≠ticas a la inmoralidad que implica detener a ni√Īos e incluso a beb√©s solos, en jaulas, sin nadie que los reconforte alcanzaron tal nivel que el mi√©rcoles el mandatario republicano firm√≥ un decreto que revierte esta medida y ordena poner fin a la separaci√≥n familiar.

No obstante, la crisis humanitaria de las √ļltimas semanas est√° lejos de ser nueva y a√ļn m√°s lejos de haber acabado.

“El solo hecho de que sea tan dif√≠cil rastrear d√≥nde est√°n los padres y d√≥nde est√°n los ni√Īos” impide que el problema se resuelva de la noche a la ma√Īana, dijo Goodwin, quien lleva los casos de seis solicitantes de asilo que perdieron hace semanas el rastro de sus hijos.

“Reunificar la unidad familiar ser√° una tarea dif√≠cil”, a√Īadi√≥, explicando que la instituci√≥n que tiene la custodia de los ni√Īos retenidos en refugios no est√° sincronizada con las autoridades migratorias como para que haya una informaci√≥n fluida.

“El sistema es muy desorganizado, ca√≥tico”, describi√≥. “Todos, desde la patrulla fronteriza hasta los tribunales federales, pasando por los defensores p√ļblicos, los jueces, los fiscales, migraci√≥n, el centro de reasentamiento de refugiados, todos est√°n precipit√°ndose para intentar apagar un fuego tras otro y que las cosas sigan m√°s o menos operando”.

No resuelve el problema

Los abogados agradecen la atenci√≥n medi√°tica, pero dicen que est√°n alertando de esta situaci√≥n desde hace a√Īos. La separaci√≥n familiar en la frontera se remonta a diez a√Īos atr√°s, pero s√≥lo en el √ļltimo mes y medio alcanz√≥ este nivel desorbitante.

Por eso miran sin gran entusiasmo el decreto de Trump, que seg√ļn ellos s√≥lo apaga otro fuego porque no elimina la detenci√≥n arbitraria ni la detenci√≥n de ni√Īos.

“Separar a los ni√Īos de sus padres es horrendo e indignante, pero detenerlos con ellos sigue siendo horrendo e indignante, aunque est√©n detenidos junto a sus padres”, dijo Andrea Guttin, directora legal de la ONG de defensa de los inmigrantes Houston Immigration Legal Services Collaborative.

El problema del decreto, se√Īal√≥ Guttin, es que ahora las familias ser√°n detenidas por plazos m√°s largos que antes de que se implementara la medida “cero tolerancia”.

A√Īadi√≥ que esto no pondr√° fin a la separaci√≥n de abuelos que vinieron con sus nietos, de hermanos que llegaron sin un acompa√Īante adulto, de t√≠os que cruzaron la frontera con sus sobrinos. “Estos casos han sido hist√≥ricamente separados y seguramente seguir√°n si√©ndolo”, dijo la abogada.

Tambi√©n Barbara Hines, exprofesora de derecho de la Universidad de Texas, comparte esta postura: “No creo que el decreto de Trump sea una soluci√≥n a la crisis que √©l y el fiscal general Jeff Sessions crearon”.

Para ella, uno de los principales problemas en la frontera es la violaci√≥n de las leyes nacionales e internacionales que cometen los agentes de la patrulla fronteriza cuando tratan como criminales a los solicitantes de asilo, al detenerlos y separarlos de sus ni√Īos.

Las autoridades “seguir√°n procesando a los solicitantes de asilo por delitos menores como la entrada ilegal, cuando ellos de hecho pueden pedir asilo dentro de lo que requiere la ley”.

Tendencias Ahora