Internacional
S√°bado 10 marzo de 2018 | Publicado a las 16:52
"Amarás al prójimo como a ti mismo": iglesias de EEUU amparan a los migrantes
Publicado por: Guido Focacci La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El empresario salvadore√Īo Oscar Canales ha pasado los √ļltimos tres meses confinado en el s√≥tano de una iglesia en la ciudad estadounidense de Greensboro, en Carolina del Norte, sabiendo que en el momento en el que ponga un pie fuera, puede ser capturado y deportado a su pa√≠s natal.

La expulsión significaría la separación de su mujer y de sus tres hijos, al igual que la pérdida de la floreciente empresa de tejados que fundó y en la que hoy trabajan seis ciudadanos estadounidenses.

Canales lleg√≥ ilegalmente a Estados Unidos en 2005, donde reh√≠zo su vida, pero en 2012 empez√≥ a tener problemas con la justicia cuando fue arrestado por un peque√Īo accidente de tr√°fico y las autoridades vieron que no ten√≠a papeles de identidad.

Al no tener antecedentes judiciales, le acordaron una sentencia suspendida y un permiso de trabajo que iba renovando cada a√Īo, hasta que en 2017 pas√≥ a estar a merced de los servicios federales de inmigraci√≥n (ICE) que se encargan de aplicar la pol√≠tica de expulsi√≥n de los inmigrantes ilegales seg√ļn las disposiciones del presidente Donald Trump.

En los √ļltimos meses varias asociaciones cristianas progresistas se han reagrupado para proteger a los sin papeles m√°s vulnerables, utilizando los lugares de culto como “santuarios” inviolables.

La iglesia unificada de Cristo de Greensboro acoge desde mediados de enero al salvadore√Īo, que en diciembre recibi√≥ la orden de abandonar el territorio.

Oscar teme adem√°s regresar a un pa√≠s gangrenado por la violencia de pandillas como la MS-13, que “pueden secuestrar a un ni√Īo, pedir un rescate. Y si no se les paga en el momento, matarlo”, seg√ļn explica este treinta√Īero a la AFP.

Actualmente unos cuarenta migrantes indocumentados viven en iglesias como Oscar, frente a los cinco que hab√≠a antes del triunfo de Donald Trump en las elecciones de noviembre 2016, seg√ļn Noel Andersen, de la ONG cristiana Church World Service.

“En la era Obama, la decisi√≥n (de expulsar) se dejaba a juicio de la fiscal√≠a” y las personas sin papeles que solo eran culpables de delitos menores y ten√≠an v√≠nculos familiares en Estados Unidos no ten√≠an de qu√© preocuparse, comenta.

“Cuando Trump lleg√≥, hizo caso omiso de las prioridades y todos los sin papeles se convirtieron en la prioridad”, explica Andersen.

Anclado en la fe

Desde la llegada al poder de Donald Trump, el ICE ha detenido a 109.000 migrantes ilegales con antecedentes y a 46.000 personas sin pasado judicial, categoría que se ha incrementado un 171% con respecto a 2016. Se estima que hay unos 11 millones de sin papeles en Estados Unidos.

El objetivo de este “movimiento de santuarios” es impedir la separaci√≥n de las familias, impugnar ante la justicia las expulsiones y combatir la ola anti-inmigraci√≥n que est√° aumentando en el electorado conservador y religioso, sobre todo en el sur del pa√≠s.

La reverenda Julie Peeples, pastora de Greensboro, cita la Biblia para justificar su acción.

“Jes√ļs dice ‘amar√°s al pr√≥jimo como a ti mismo’, para mi es el primer mandamiento”, explica esta mujer de voz dulce que oficia desde 1991.

“Estamos convencidos de que Jes√ļs no llamar√≠a a nadie extranjero, todos somos seres humanos y hermanos de Dios”, se√Īala. “Creo personalmente que Dios traspasa todas las fronteras y que no tiene ning√ļn inter√©s ni respeto por las que fabricamos nosotros”, sentencia.

Oscar Canales es el segundo beneficiario del “santuario” de Greensboro, tras la mexicana Minerva Cisneros Garcia, de 42 a√Īos, que lleg√≥ ilegalmente al pa√≠s y que pas√≥ cinco meses en la iglesia, entre junio y octubre de 2017, hasta que un juez anul√≥ su decreto de expulsi√≥n.

Desde entonces libre de movimientos, Minerva tiene que llevar sin embargo una pulsera electr√≥nica, una forma para el ICE de “demostrar su poder”, seg√ļn ella.

Doug Long, pastor en Raleigh, la capital de Carolina del Norte, dice que su iglesia esta preparada para hacer frente a eventuales consecuencias legales, y entiende que la decisi√≥n de las autoridades de no entrar en esos “santuarios” se basa en unos principios de car√°cter no vinculante.

El estatus jur√≠dico de estas iglesias “es una zona gris”, admite.

“Pero estoy convencido de que lo que hacemos est√° bien, que es justo y que es m√°s importante para mi que todo lo que pueda sucederme en el plano jur√≠dico”, afirma el pastor Long.

URL CORTA: http://rbb.cl/jkvf
Tendencias Ahora