Internacional
El lobby de los rifleros: la pugna que vuelve a la palestra tras la masacre en Florida
Publicado por: Cristóbal Vaccaro
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La masacre vivida en la escuela Broward de Florida, Estados Unidos, volvió a poner en el tapete la relación antagónica que existe entre la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), sobre el control de armamento en el país del norte.

Y es que es conocido el lobby que la NRA realiza en Washington para mantener a raya a la agencia estatal, dependiente del Departamento de Justicia, y que ha encontrado en el presidente de Donald Trump, a uno de sus principales aliados y defensores.

“Lo que muchas personas no entienden, o no quieren entender, es que Wayne (LaPierre), Chris (Cox) y la gente que trabaja tan duro en NRA son grandes personas y grandes patriotas americanos. Ellos aman a nuestro pa√≠s y har√°n lo correcto”, ha dicho el jefe de la Casa Blanca a trav√©s de Twitter, en horas donde los j√≥venes norteamericanos y las familias de v√≠ctimas y sobrevivientes, han criticado a Trump y los dem√≥cratas por su actitud pasiva frente al control de armas.

Los dichos del gobernante sobre esta organizaci√≥n no son gratuitos. La NRA fue uno de los puntales m√°s importantes de la campa√Īa presidencial del magnate, realizando importantes recaudaciones y donaciones durante 2016.

Seg√ļn consign√≥ el New York Times, la NRA se ha convertido en una de las “fuerzas pol√≠ticas m√°s poderosas” del Distrito de Columbia, entregando “decenas de millones de d√≥lares en cada ciclo electoral a los legisladores y campa√Īas” a fin de minimizar cada vez m√°s la posibilidad de endurecer el control y la regulaci√≥n de armas.

Cabe recordar que en Estados Unidos, la Segunda Enmienda constitucional garantiza al pueblo la posesi√≥n y el porte de armas, situaci√≥n que durante los √ļltimos d√≠as ha sido cuestionada por el opositor Partido Dem√≥crata, que ha buscado formas de fortalecer la legislaci√≥n y limitar el acceso.

Una tarea que precisamente debe llevar acabo la ATF, cuyos recursos y capacidad son menores, y que, adem√°s, desde hace 12 a√Īos no cuenta con un director permanente, situaci√≥n que ha mellado en su accionar.

“No es por la gente, es por la pol√≠tica”, ha dicho Michael Bouchard, exagente y expresidente de la Asociaci√≥n ATF, un grupo no gubernamental dedicado a apoyar la acci√≥n de la agencia.

Los dichos del exdirigente del grupo dicen relación con que cualquier persona que llegue a encabezar la oficina, sabe que se encontrará con la oposición de la NRA que ha bloqueado cada intento por nominar a un director.

La √ļltima iniciativa importante, y que fue la amenaza m√°s directa a los proarmamento, fue la idea de Barack Obama de cerrar efectivamente la ATF y traspasar todas sus responsabilidades al FBI, situaci√≥n que finalmente no ocurri√≥.

Junto con la falta de una direcci√≥n clara, la oficina de control tambi√©n tiene que hacer frente a un presupuesto cada vez m√°s reducido, que le impide cumplir parte de sus tareas como la revisi√≥n de los vendedores de armas y a la vez renovar su planta de agentes, que superan los 50 a√Īos, y muchos de los cuales ya han comenzado a retirarse.

URL CORTA: http://rbb.cl/jfpf
Tendencias Ahora