Internacional
Los brutales crímenes que lideró Charles Manson y que traumatizaron a EEUU
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Agosto de 1969 no solo engendr√≥ Woodstock, punto culminante del “peace and love” hippie. Aquel mes tambi√©n ocurri√≥ una serie de monstruosos asesinatos en una casa de California, que mostraron otra contracultura: la contracultura sat√°nica del clan de Charles Manson.

Es difícil pensar en asesinatos que traumatizaran más a Estados Unidos que los que tuvieron lugar en la lujosa casa de la actriz Sharon Tate y su esposo Roman Polanski, que estaba ausente la noche que ocurrieron los hechos.

Todos los elementos del horror m√°s absoluto fueron encontrados por la polic√≠a de Los √Āngeles cuando lleg√≥ al lugar donde cinco amigos acababan de ser masacrados: sangre por todas partes, un simulacro de ahorcamiento, un modus operandi que parec√≠a corresponder a un diab√≥lico ritual, la ausencia de m√≥vil evidente…

A la aparente sa√Īa de los asesinos se sum√≥ la simbolog√≠a de la belleza y la inocencia sacrificadas, encarnada en Sharon Tate, de 26 a√Īos y embarazada de ocho meses y medio cuando recibi√≥ 16 pu√Īaladas.

“En toda mi vida nunca vi una cosa parecida”,
dice el sargento Stanley Klorman, citado en un despacho de la AFP del 9 de agosto de 1969.

En otro despacho, la agencia inform√≥ que las dos mujeres asesinadas estaban con “poca ropa”, Sharon Tate con un “diminuto camis√≥n”, y las tres v√≠ctimas masculinas vest√≠an “ropas similares a las que usan los hippies”.

Alrededor de su cuello, Sharon Tate ten√≠a una cuerda de nylon blanco sujeta a una viga y que en el otro extremo estaba atada al cuello de Jay Sebring, un peluquero de celebridades que acompa√Īaba a la estrella rubia. Le dispararon y apu√Īalaron hasta la muerte y le desfiguraron el rostro. Su cabeza estaba cubierta con una capucha.

“PIG”

Otros detalles sórdidos emergieron posteriormente del 10050 Cielo Drive, la dirección de la residencia de Tate y Polanski en el vecindario de Bel Air, originalmente construida por la estrella francesa Michèle Morgan.

La palabra “PIG” -“CERDO”- fue escrita con sangre en la puerta. Una palabra que tambi√©n se hall√≥ escrita, esta vez en plural pero siempre con sangre, en una casa de otro distrito de Los √Āngeles donde una pareja, Leno y Rosemary LaBianca, fue salvajemente asesinada la noche siguiente.

La investigaci√≥n y el largu√≠simo juicio en 1970 permitieron reconstruir los hechos, que han perturbado a buena parte de la opini√≥n p√ļblica durante casi medio siglo.

Charles Manson, fallecido a los 83 a√Īos el domingo en el hospital Mercy de Bakersfield, California, mientras cumpl√≠a su condena, fue el instigador de estas dos noches de atrocidades cometidas por seguidores suyos, sobre los cuales ejerc√≠a un control casi hipn√≥tico.

Desde su rancho en el Valle de la Muerte, el psic√≥pata y gur√ļ anunci√≥ una carrera hacia el apocalipsis al que llam√≥ “Helter Skelter”, a partir del nombre de una canci√≥n de los Beatles.

El fin de un idealismo

El objetivo de este sangriento evento era hacer estallar una guerra que condujera a Manson a ejercer el poder sobre los negros, una raza que consideraba inferior.

Para muchos estadounidenses, sus terribles cr√≠menes revelaron el lado oscuro de una cultura de “sexo, drogas y rock and roll” depravada, la del sexo grupal, la reivindicaci√≥n del laxismo y los ataques a todas las reglas establecidas.

En cuanto a Charles Manson, cuya magnética mirada se veía amplificada por su barba y cabellera abundantes, ha generado fascinación tanto como rechazo.

“La familia”, como se llamaba la secta creada por √©l, ha inspirado canciones de rock, m√ļltiples sitios web de homenaje, una √≥pera, camisetas e incluso el nombre art√≠stico del l√≠der de la banda de metal Marilyn Manson.

Pero para el fiscal de su juicio, Vincent Bugliosi, Manson era un simple “estafador malvado y complicado”.

En cualquier caso, los asesinatos fomentados por el “gur√ļ” contribuyeron al fin de un idealismo con tintes de ingenuidad que marc√≥ la d√©cada de 1960. Como testimonio, las ventas de armas individuales experimentaron un estallido en California tras aquellos b√°rbaros actos.

Tendencias Ahora