Internacional
Los negocios de Trump en China que podrían violar la constitución de EEUU
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, tiene al menos 45 peticiones de patentes pendientes de ser aprobadas en China, que podrían violar la constitución estadounidense y suponer un conflicto de intereses para las relaciones con Pekín.

Desde la elección, Trump crispó al gobierno chino tras mantener una conversación con la presidenta de Taiwán, rompiendo un compromiso hecho por Washington de no tener relaciones oficiales con las autoridades de la isla.

Después amenazó con imponer nuevos aranceles a los exportadores asiáticos, pero hasta hace seis meses trabajaba discretamente en sus negocios en China para asegurarse derechos de marca en el país.

El empresario tiene al menos 72 marcas registradas en China, que forman parte de un extenso portafolio internacional, que es un pilar central de su fortuna.

En abril solicit√≥ 42 permisos adicionales, casi un a√Īo despu√©s de declarar sus intenciones pol√≠ticas de llegar a la Casa Blanca, seg√ļn los datos del gobierno chino, y en junio registr√≥ tres m√°s.

Todas ellas fueron solicitadas bajo su propio nombre y registradas en la Trump Tower de Nueva York.

El proceso de aprobación tiene un plazo de entre 12 y 18 meses, por lo que las autoridades chinas se pronunciarán después de que Trump haya asumido el cargo.

Expertos de todas las tendencias pol√≠ticas advirtieron sobre la posibilidad de que la concesi√≥n entre en conflicto con la constituci√≥n estadounidense, que proh√≠be a las autoridades federales que acepten regalos u otro tipo de “honorarios”, incluyendo salarios, pagos o beneficios de gobiernos extranjeros.

“La obtenci√≥n de una marca, los permisos y otros podr√≠an ser considerados como privilegios otorgados por un gobierno extranjero”, dijo Robert Painter, asesor en √©tica del gobierno del expresidente George W. Bush.

Norman Eisen, antiguo consejero de Obama en esta materia concordó.

“Cada una de estas marcas comerciales es potencialmente una retribuci√≥n”, afirm√≥.

La “preocupaci√≥n estipulada en la constituci√≥n es que los beneficios obtenidos por los presidentes provenientes de autoridades extranjeras vayan a distorsionar sus juicios y ciertamente, las marcas son susceptibles de provocar esto”, explic√≥.

La marca Ivana

Pero la constituci√≥n no aporta ninguna soluci√≥n espec√≠fica, apunt√≥ Jay Wexler, experto constitucional en la Boston University, para quien la destituci√≥n “ser√≠a la soluci√≥n adecuada para una violaci√≥n seria”.

El equipo del presidente electo no respondió a las peticiones de la AFP de comentar el asunto.

Durante la campa√Īa, Trump critic√≥ frecuentemente a China, pero eso no le ha impedido intentar hacer negocios en el pa√≠s, incluso buscando como socio al gobierno.

Trump sostiene que sus activos por derechos de propiedad intelectual tienen un valor de 3.300 millones de d√≥lares, equivalentes a un tercio de su fortuna, seg√ļn una declaraci√≥n de julio de 2015.

La protección de las marcas es crucial para permitir que el nombre Trump se utilice en productos que van desde hoteles o corbatas.

También tiene cinco marcas registradas con el nombre de su exmujer, Ivana, en China la primera de ella registrada en 2005, más de una década después de su divorcio.

Las nuevas peticiones piden el uso de la palabra “Trump” y “Donald Trump” en varios negocios, adem√°s de registrar varias f√≥rmulas asociadas a su nombre en chino.

Varios abogados especialistas en derecho de la propiedad intelectual, dijeron a la AFP que las nuevas solicitudes pueden estar pensadas contra los “ocupas”, en un pa√≠s donde las patentes se otorgan al primero que las pide.

En general, se considera que en el país la protección de la propiedad intelectual es débil y que el sistema han dejado a grandes marcas como New Balance o Apple desprotegidas frente a especuladores.

‘Trump es el negocio’

El presidente electo ha dicho que no va a participar en las operaciones de sus empresas, delegando los negocios familiares a su hijo.

Pero “Trump es el negocio esencialmente, as√≠ que yo no s√© c√≥mo se puede divorciar de esto”, dijo el experto en la legislaci√≥n china, Edward Lehman.

En noviembre, justo después de su triunfo en los comicios, las autoridades chinas le concedieron la victoria en una pugna por una marca que se arrastraba desde hace una década, lo que desató las dudas de los medios con respecto a si las autoridades le habrían dado un trato especial.

El debate va a persistir en la medida en que Trump no se separe de sus intereses comerciales, incluyendo sus marcas, opinó Wexler.

“¬ŅC√≥mo sabemos que el presidente no va a estar influido por sus relaciones con China?”, se plante√≥ el experto, que precis√≥ que tampoco hay una certeza de en qu√© medida las autoridades chinas no est√©n influenciadas por el hecho de que sea el presidente electo de Estados Unidos.

URL CORTA: http://rbb.cl/fmql
Tendencias Ahora