Internacional
Mujer demanda a prisión de Miami por encerrarla en celda con 40 hombres
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Nadie se explica cómo pudo ocurrir tal confusión, pero así fue: una dominicana demandó al sistema penitenciario de Miami porque fue confundida con un hombre y enviada a una celda masculina.

La abogada dominicana Fior Pichardo de Veloz, madre de tres hijos, fue arrestada en noviembre de 2013 por un asunto vinculado al narcotráfico y encerrada en una celda con 40 hombres que la acosaron y amenazaron de violación durante diez horas.

De acuerdo a la demanda presentada esta semana en un tribunal federal de Miami, una evaluaci√≥n m√©dica al momento de su arresto determin√≥ que Pichardo ten√≠a “caracter√≠sticas de hombre no tradicionales”.

Consultados por la AFP, los abogados de la dominicana de 54 a√Īos no explicaron cu√°les eran estas supuestas caracter√≠sticas.

Tres enfermeros del Departamento de Corrección y Rehabilitación de Miami-Dade la examinaron y determinaron que Pichardo era un hombre, indica la demanda obtenida el jueves por la AFP.

Luego, tres oficiales de la prisión la reclasificaron como hombre, dado que inicialmente había sido identificada como mujer, y ordenaron su transferencia a una celda masculina.

“Tras la ‘examinaci√≥n’ de parte de una enfermera del condado de Miami-Dade, se determin√≥ que Pichardo ten√≠a √≥rganos reproductivos masculinos y fue enviada a una instalaci√≥n de hombres. Esta identificaci√≥n fue escandalosamente err√≥nea”, escribieron los abogados en la demanda.

“Pichardo es muy femenina y carece de cualquier caracter√≠stica que pueda remotamente confundirse con la de un hombre”, a√Īadieron.

Al ser confinada a una celda con otros 40 reos, fue sometida a acosos, abusos y posible violaciones. De acuerdo a la demanda, un oficial de la prisi√≥n le dijo en espa√Īol, cuando la encerr√≥: “Suerte si te veo viva ma√Īana”.

Luego se vio forzada dos veces a que la examinaran y le fotografiaran las partes íntimas. Finalmente fue enviada a una celda solitaria, donde temió por su vida cuando los guardias hombres la obligaron a desvestirse, la miraron lujuriosamente y la fotografiaron de formas denigrantes.

Cerca de diez horas después de esta dura experiencia, las autoridades penitenciarias reevaluaron su caso y reconocieron su error.

“Pichardo sigue sufriendo angustia emocional, miedo por su vida, desesperanza, miedo por su seguridad y miedo a ser violada”, se√Īala la demanda.

Adem√°s la abogada, que es funcionaria p√ļblica en su pa√≠s, fue p√ļblicamente humillada tras la divulgaci√≥n de su experiencia, a√Īade el texto.

Bajo cargos de privación de sus derechos constitucionales, negligencia y violación de la privacidad, Pichardo pide una compensación de 750.000 dólares.

Al cabo de unos meses, las autoridades le levantaron los cargos y la mujer volvi√≥ a Rep√ļblica Dominicana, donde reside.

Tendencias Ahora