Internacional
Miércoles 01 enero de 2020 | Publicado a las 14:40
Hong Kong entra a 2020 con una masiva manifestación pro democracia
Por Christian Leal
La información es de Agence France-Presse
visitas

M√°s de un mill√≥n de manifestantes prodemocracia, seg√ļn los organizadores, convergieron este mi√©rcoles en las calles de Hong Kong para celebrar el cambio de a√Īo y dar un nuevo impulso al movimiento, con esta protesta marcada por choques con la polic√≠a.

La excolonia británica vive desde junio su peor crisis desde su retrocesión a Pekín, en 1997.

Las protestas para obtener reformas democráticas se han traducido en marchas pacíficas que congregan a millones de personas, pero también en violentos enfrentamientos entre policías y manifestantes.

M√°s de un mill√≥n de hongkoneses participaron en la manifestaci√≥n de A√Īo Nuevo, seg√ļn los organizadores. “La cifra total de la marcha de hoy sobrepasa el 1,03 millones de personas [del 9] de junio”, estim√≥ en un comunicado el Frente Civil para los Derechos Humanos (FCDH), en alusi√≥n a la primera manifestaci√≥n multitudinaria que supuso el verdadero inicio del movimiento.

Este miércoles, las autoridades pidieron a los organizadores que finalizaran la marcha más pronto de lo previsto debido a enfrentamientos. La protesta, autorizada, comenzó pacíficamente por la tarde, pero cuando el cortejo recorría el barrio de Wan Chai estallaron choques con la policía.

Molotovs

La policía antidisturbios, blanco de cócteles Molotov, respondió con gases lacrimógenos y gas pimienta.

“La polic√≠a nos pidi√≥ dispersar la marcha”, anunciaron los organizadores por meg√°fonos a los manifestantes. “Por favor, v√°yanse inmediatamente, con calma y despacio”, agregaron.

Los antidisturbios se desplegaron alrededor de la manifestación, incluso en la estación de metro de Wan Chai. Manifestantes con el rostro cubierto y vestidos de negro construyeron barricadas improvisadas. Algunos comercios sufrieron destrozos.

Aunque estos choques fueron menos violentos que en manifestaciones anteriores, unas 400 personas fueron detenidas, indic√≥ la polic√≠a, principalmente por “reuni√≥n ilegal y posesi√≥n de armas”.

La marcha buscaba presionar al ejecutivo local para que acceda a las reivindicaciones del movimiento, como el establecimiento de un verdadero sufragio universal, una investigaci√≥n independiente sobre el comportamiento de la polic√≠a y la amnist√≠a para todos los detenidos desde junio (unos 6.500, de los cuales casi un tercio tienen menos de 20 a√Īos).

“Es triste que nuestras reivindicaciones de 2019 tengan que pasar a 2020”, lament√≥ ante la multitud Jimmi Sham, del FCDH, antes del comienzo de la manifestaci√≥n. “Creemos que habr√° m√°s represi√≥n en el futuro. Tenemos que prepararnos activamente para la lucha”, dijo.

“Una situaci√≥n desesperada”

“El Estado de derecho, los derechos humanos y la libertad de Hong Kong han sido progresivamente erosionados”, se√Īal√≥ un manifestante, con el rostro oculto tras una m√°scara, en un discurso durante una reuni√≥n de los participantes en la protesta.

“Los habitantes de Hong Kong han sido empujados a una situaci√≥n desesperada. Por eso hoy tenemos que salir”, agreg√≥.

Miles de personas se congregaron el martes por la noche en distintas zonas del territorio para la transici√≥n al 2020: “¬°Diez! ¬°Nueve! ¬°Liberen Hong Kong, la revoluci√≥n ahora!”.

Peque√Īos grupos se juntaron en el barrio de Mong Kok, donde prendieron fuego a las barricadas, y fue entonces cuando las fuerzas de seguridad usaron gases lacrim√≥genos por primera vez en 2020.

Horas antes, miles de manifestantes formaron cadenas humanas kilom√©tricas a trav√©s de las calles de la ciudad. Entonaron el “Gloria a Hong Kong”, el himno de la protesta, y enarbolaron carteles que llamaban a proseguir la batalla por la democracia en 2020.

La protesta surgió en un principio contra un proyecto de ley que pretendía autorizar las extradiciones a China continental -al que las autoridades finalmente renunciaron-, y acabó ampliándose para denunciar el control ejercido por Pekín.

A finales de noviembre, el bando prodemocracia ganó las elecciones locales, que fueron consideradas como un referéndum sobre la forma en la que el gobierno local, respaldado por Pekín, gestiona la crisis. Desde entonces, los enfrentamientos en las protestas han sido esporádicos.

Los manifestantes, en cambio, prometieron continuar su lucha por una mayor libertad. Hasta ahora, el ejecutivo local dirigido por Carrie Lam ha rechazado sus peticiones.

Tendencias Ahora