El líder norcoreano Kim Jong Un inspeccionó un nuevo submarino con especial atención a sus sistemas de combate, en momentos en que su gobierno amenaza con congelar el diálogo con Estados Unidos a causa de ejercicios militares en Corea del Sur.

El nuevo submarino deberá operar en el Mar de Japón, que los coreanos del sur y el norte llaman Mar del Este, según anunció la agencia norcoreana de noticias KCNA, aunque sin revelar las especificaciones de la nave.

“El líder supremo se informó en detalle sobre sus sistemas operacionales y tácticos y la capacidad de combate”, apuntó KCNA este martes.

La visita de Kim para inspeccionar el nuevo submarino ocurrió días después que su gobierno advirtió que los ejercicios militares que Corea del Sur pretende realizar el próximo mes “afectarían” las conversaciones en marcha con Estados Unidos.

Pyongyang y Washington buscan mantener abiertos canales de diálogo para alcanzar algún tipo de acuerdo con relación al programa nuclear norcoreano.

Kim y el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvieron un improvisado encuentro el 30 de junio en la Zona Desmilitarizada que divide la península de Corea y acordaron mantener abiertos niveles de diálogo.

Sin embargo, norcoreanos y estadounidenses no han mantenido ninguna reunión desde entonces.

Estados Unidos mantiene casi 30 mil soldados estacionados en Corea del Sur.

Los ejercicios militares surcoreanos enfurecieron a los dirigentes de Corea del Norte, quienes consideran que se trata de preparativos para una invasión.

Sin embargo, Corea del Sur ya redujo drásticamente el tamaño de los ejercicios militares para no aumentar las tensiones en la península.