Se trata de Archie Battersbee, que fue encontrado inconsciente en su hogar en Reino Unido el pasado 7 de abril, y que fue declarado fallecido por la justicia, quienes consideran que murió oficialmente el 31 de mayo.

Pese a lo anterior y a la orden de desconectarle el soporte vital, la familia insiste en que aún está con vida, y que un milagro podría sacarlo de su estado, por lo que están luchando para revertir la decisión de los tribunales.

Ya son casi tres meses desde que Archie, de solo 12 años, cayó en coma y quedó con daño cerebral. Tres meses en los que el británico ha permanecido conectado a un soporte vital en el Royal London Hospital.

Sin embargo, el pasado 13 de junio, tras considerar que el niño no tenía posibilidad de recuperación desde fines de mayo, la justicia ordenó terminar el tratamiento.

Los exámenes realizados en el recinto, entre ellos una resonancia magnética, indicaron que la actividad cerebral había cesado de forma irreversible.

Fue por lo anterior que la jueza Emma Arbuthnot de la High Court Justice autorizó al hospital para detener el sistema de soporte vital.

Daño cerebral y milagrosa recuperación

La familia de Archie no comparte el pronóstico y buscan que la decisión judicial sea revertida. Es más, aseguran que el niño con daño cerebral podría recuperarse.

Su madre, que ha recibido apoyo del Christian Legal Center en el proceso judicial, ha señalado que el niño da signos de vida, y que basar la decisión en una “posible” muerte cerebral no es suficiente.

Además asegura que sabe de milagros en los que las personas se han recuperado de una situación como esta.

“Su corazón todavía late, me ha agarrado la mano y, como su madre, sé que todavía está allí (…) hasta que sea la voluntad de Dios, no aceptaré que se vaya”, señaló Hollie Dance, la madre de Archie en un comunicado publicado por la BBC.

La madre de Archie cree que el motivo del accidente pudo ser la participación del niño en un reto de Tiktok llamado “Blackout Challenge”, sin embargo asegura que su hijo, quien es cristiano y participa desde temprana edad en artes marciales, es un luchador nato.

La familia ya realizó una apelación, y logró que se abriera la oportunidad para volver a revisar el caso en una audiencia fijada para el próximo 11 de julio.

Según un comunicado emitido por Christian Legal Center, la decisión se traduce en que el High Court Justice deberá escuchar nuevamente a los involucrados en el caso para determinar si el pequeño Archie se encuentra vivo o no.