Cinco personas murieron en un tiroteo el viernes durante una fiesta de Halloween en una discoteca de Panamá, crimen que la policía asoció a una guerra de pandillas, mientras otros tres cadáveres con signos de ejecución aparecieron en un vertedero.

En las últimas semanas en Panamá se han producido varios asesinatos en restaurantes y locales comerciales, lo que ha generado alarma.

Las autoridades panameñas vinculan este tipo de asesinatos con el ajuste de cuentas entre pandillas rivales por el control de las rutas de la droga.

Cinco personas murieron y otras seis resultaron heridas en un tiroteo registrado la madrugada de este viernes en una discoteca en la Ciudad de Panamá, en el marco de una violenta “guerra de pandillas” que está elevando las estadísticas de homicidios en el país, según las autoridades.

El suceso tuvo lugar entre las 2:00 y las 2:20 hora local (4:00 y 4:20 en Chile) de este viernes en una discoteca en los límites del turístico Casco Antiguo de la capital panameña, en la que se celebraba un evento privado, según la información disponible.

El comisionado de la Policía Nacional (PN), Ricaurte De La Espada, declaró a los periodistas a las afueras del local que “hay cinco fallecidos y seis heridos” a causa de este ataque armado.

La Policía ya detuvo a dos personas e incautó un arma de fuego y un vehículo posiblemente vinculados con este hecho “que se da por una guerra de pandillas”, afirmó el comisionado De La Espada.

Ejecuciones y tiroteos

En videos de personas que estaban en el local y que se han difundido en redes sociales se escucha el momento del ataque, que involucró cerca de una veintena de detonaciones y provocó una estampida entre los presentes.

La cadena TVN informó que se presume que los fallecidos son el atacante, que pereció en el sitio a causa de disparos en respuesta que recibió de sus objetivos, que serían las otras cuatro víctimas que murieron en el hospital. No se ha informado la identidad de estas personas.

Este mismo viernes fueron hallados los cuerpos de tres personas, maniatadas y presuntamente ejecutadas, en una carretera de las afueras de la capital. Las autoridades descartaron que este hecho esté vinculado al ataque en la discoteca.

Y este jueves, en plena tarde y vía pública, dos pistoleros tirotearon a un presunto pandillero y a su familia cuando se desplazaban en un auto por una calle de la capital.

La esposa del hombre objetivo de los sicarios, un supuesto pandillero identificado como Jean Carlos Navarro, quedó grave por disparos en el abdomen, su esposa resultó herida en el brazo y la hija de ambos de 3 años con un tiro en la pierna, mientras que resultó ileso un bebé de meses, según informes de prensa.

Un video difundido por medios locales muestra el impactante momento del ataque de ayer: un auto obstruye el tránsito de otro y de él se baja uno de los pistoleros que dispara al conductor del vehículo bloqueado, que también es tiroteado por un segundo atacante.

Estos hechos ocurrieron en medio de un aumento de los homicidios en Panamá, que hasta septiembre pasado sumaron 410, con 26 más que en el mismo período de 2020, según cifras de la Fiscalía.

La gestión de la seguridad pública en Panamá está siendo duramente cuestionada por las constantes noticias sobre robos y asaltos, así como por el asesinato de pandilleros y narcotraficantes a cualquier hora y en cualquier lugar, casos que las autoridades atribuyen a ajuste de cuentas entre criminales.