La alta comisionada de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, exhortó a los actores políticos del Perú a mantener la calma y evitar que las tensiones por la disputa electoral deriven en enfrentamientos.

“Me preocupa ver cómo lo que debería ser una celebración de la democracia se está convirtiendo en un foco de división. Está creando una fractura cada vez mayor en la sociedad peruana, con implicaciones en los derechos humanos”, manifestó Bachelet.

La alta comisionada instó a la sociedad peruana a respetar los resultados de las autoridades electorales.

“Las instituciones electorales y las decisiones que estas tomen deben respetarse y asumirse. Si no se aceptan las reglas de la democracia antes, durante y después de las elecciones, la cohesión social puede resquebrajarse peligrosamente”, alertó.

Hasta el momento, el candidato del partido Perú Libre recibe 8.833.185 sufragios, mientras que la candidata de Fuerza Popular tiene 8.783.765.

Para conocer los resultados finales de la contienda, falta todavía que las autoridades electorales revisen las actas pendientes de contabilizar. Esto, como los centenares pedidos de nulidad de actas impulsados en su mayoría por Fujimori tras haber denunciado un supuesto “fraude en mesa”.

Rechazo al acoso

En la última semana, a medida que avanzaba el agónico recuento de votos también incrementaba la crispación entre la sociedad peruana, que se manifestó en forma de concentraciones callejeras, ataques a los entes electorales y campañas de odio y discriminación por redes sociales.

En este sentido, Bachelet destacó su preocupación ante el acoso contra autoridades públicas. Un ejemplo de esto serían el presidente del Jurado Nacional de Electores (JNE), Jorge Salas, y el jefe de la Oficina de Procesos Electorales, Piero Corvetto.

Además, mostró su rechazo a la campaña de hostigamiento que se está llevando a cabo contra varias figuras públicas contrarias a Fujimori “con el objetivo de forzarles a abandonar el país”.

Estas personalidades críticas con la hija y heredera política del expresidente Alberto Fujimori fueron víctimas de hostigamiento en el marco de la propagación en redes sociales de la convocatoria “Chapa tu caviar”, una campaña de odio que ya está siendo investigada por la Fiscalía.



“Repudio los discursos de odio y la discriminación en todas sus facetas, inaceptables en cualquier sociedad democrática”,
señaló.

“Hago un llamamiento a la reflexión, a la calma y al respeto por los valores democráticos, así como a la defensa de los derechos humanos, todos esenciales para la convivencia en una sociedad tan rica y plural como la peruana”, agregó Bachelet.