Al menos cuatro presos fueron decapitados durante un enfrentamiento entre bandas registrado este miércoles en una cárcel en el oeste de Guatemala, informó la policía a la AFP.

“Por el momento tenemos conocimiento de cuatro presos muertos (…) La información preliminar que tenemos es que fueron decapitados”, dijo el vocero de la Policía Nacional Civil (PNC), Jorge Aguilar. Las autoridades sospechan que una de las bandas atacó a la otra en represalia por un incidente sucedido días atrás, explicó.

El incidente se registró en el penal de Cantel, Quetzaltenango, 205 km al oeste de la capital. Hasta el momento no existe una versión de las autoridades penitenciarias responsables de esa cárcel.

En esa prisión purgan condena miembros de la mara Salvatrucha y de su antagónica Barrio 18, además de integrantes de bandas de narcotraficantes. Hasta el momento no se ha informado sobre las bandas a las que pertenecían los involucrados en el enfrentamiento.

Aguilar explicó que fueron enviados unos 500 miembros de la policía para retomar el control del centro de detención.

El Ministerio de Gobernación (Interior) lamentó la matanza e indicó que se ha coordinado la presencia y apoyo de unidades de la Policía Nacional Civil y autoridades del Ministerio Público.

“Por el momento se desconoce lo ocurrido en el interior y el motivo del amontonamiento, se estará ampliando la información”, agregó el Ministerio de Gobernación.

Las temibles y violentas pandillas en Guatemala se dedican a extorsionar principalmente a comerciantes y empresarios del transporte de pasajeros. Trabajadores de comercios, chóferes o ayudantes de autobuses han sido asesinados por incumplir el pago, según han denunciado las autoridades en varias ocasiones.

Con una importante presencia en Centroamérica, las pandillas y el narcotráfico, son responsables de casi la mitad de las 3.500 muertes violentas que ocurren cada año en el país, según las autoridades.