La alcaldía de Ciudad de México entregará ayudas inmediatas de unos 2.000 dólares a los familiares de las 26 personas que fallecieron en el accidente del metro del pasado lunes, informó este sábado la Gaceta Oficial capitalina.

Para las aproximadamente 80 personas que resultaron heridas en el peor accidente en el metro capitalino, fundado en 1969, las ayudas ascienden a unos 500 dólares.

Estas cantidades fueron autorizadas “como medidas de ayuda inmediata en conceptos de alimentación, transportación, alojamiento y de procuración e impartición de justicia”, señala la Gaceta Oficial.

Las indemnizaciones, expuestas en Unidades de Medida, equivalen a 10.037 pesos (unos 500 dólares) para los lesionados en el accidente, y 20.060 pesos (unos 2.000 dólares para los familiares de fallecidos.

La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de Ciudad de México fue la encargada de determinar la procedencia y las cantidades de las ayudas.

El acuerdo publicado en la Gaceta no detalla si ésta será una indemnización definitiva.

Varios de los fallecidos eran jefes de familia, muchos de ellos obreros o empleados de servicios, según los relatos de sus seres queridos.

El viernes, cientos de personas se manifestaron al grito de “¡justicia!”, señalando a funcionarios como responsables de la tragedia, durante una protesta en la zona del accidente, en el municipio de Tláhuac, una de las más marginadas de la capital.

El canciller Marcelo Ebrard, del partido oficialista Morena, ha sido duramente criticado pues como alcalde de la ciudad (de 2006 a 2012) mandó construir esta línea del metro, la más cara y que costó 70% más de lo estimado.

También es criticada la actual alcaldesa, Claudia Sheinbaum, igualmente de Morena, por supuestas fallas en el mantenimiento.

Miguel Ángel Mancera, antaño aliado de Ebrard y ahora senador por el izquierdista PRD, fue alcalde de 2012 a 2018 y es señalado por haber permitido que operara esta línea del metro pese a haber suspendido inicialmente un tramo por fallas.

Mancera también es cuestionado por las labores de mantenimiento tras los sismos de septiembre de 2017 que sacudieron a México.