Internacional
Lunes 06 abril de 2020 | Publicado a las 11:04
Cadáveres que permanecen días en las casas: la travesía para enterrar cuerpos en Ecuador
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
visitas

César Gálvez deambuló con su padre enfermo por el sistema de salud de Guayaquil antes de verlo morir asfixiado en casa. Pasó cuatro días con el cuerpo envuelto en plásticos negros y cal encima hasta que lo retiraron de su vivienda.

Reynel, su padre de 62 a√Īos, falleci√≥ el pasado mi√©rcoles tras una crisis respiratoria que el hijo ignora si fue causada por la covid-19.

No le practicaron ex√°menes pese a los aparentes s√≠ntomas de contagio, seg√ļn cuenta G√°lvez a la AFP.

“Se sent√≠a un poco mal y √©l me comunic√≥ que hab√≠a llamado a la plataforma, el 171, porque tuvo una reca√≠da en su salud (…) Lo citaron para que vaya al hospital, pero le dijeron que estaba bien y lo regresaron a la casa”.

Due√Īo de una tienda de barrio, en una zona humilde del puerto ecuatoriano, el hijo de 31 a√Īos expresa que la salud de Reynel se “fue deteriorando r√°pido”. “Un d√≠a casi que no pod√≠a respirar”.

Intent√≥ que su padre recibiera atenci√≥n en casas de salud p√ļblicas y privadas. Incluso prob√≥, sin √©xito, la telemedicina implementada por el gobierno para no saturar el sistema hospitalario.

En Ecuador ya hay m√°s de 3.600 infectados, incluidos 180 fallecidos. El 69% de los casos se concentra en la provincia de Guayas y su capital, Guayaquil.

Un oxígeno que acaba

La v√≠spera de la muerte “llam√© al 171 y me dijeron que me iban a pasar con un doctor, porque el canal era telemedicina. Esperamos cerca de media hora. Nunca respondi√≥ nadie. Volvimos a llamar, y tampoco, nunca nadie respondi√≥”.

Entonces, a√Īade G√°lvez, resolvi√≥ llevarlo de nuevo a un sanatorio. “Estaba plagado de gente con ox√≠geno, pero fuera del hospital. No pod√≠an atenderlo. Lo que supieron decir era que hab√≠a dos doctores y cada doctor ten√≠a 40 pacientes a su cargo”.

Debió regresarse con su padre a casa y pedirle ayuda a un médico particular.

“Se complic√≥ un poco m√°s y nos toc√≥ buscar un tanque de ox√≠geno porque no hab√≠a por aqu√≠ ninguno. Toc√≥ (buscar) por internet”.

Finalmente consiguieron uno que se acabó después de unas cuantas horas.
Reynel duró dos más sin oxígeno y falleció mientras su familia trataba de obtener otro tanque.

El hijo envolvió el cuerpo en plásticos y lo cubrió con cal para conservarlo lo mejor posible.

Solo hasta el domingo, cuatro días después del fallecimiento, una fuerza conjunta de policías y militares recogió el cadáver en la vivienda.

El gobierno activó ese mecanismo para levantar cientos de cuerpos que durante días se acumularon en las casas de Guayaquil, ante el colapso del sistema mortuorio.

No hay un dato fiable sobre cu√°ntas personas han perecido en sus hogares por el nuevo coronavirus.

Resignado, Gálvez comenta que la familia decidió que las autoridades se hicieran cargo de enterrar el cuerpo del padre ya que no tenían dinero para una funeraria.

Tendencias Ahora