Internacional
Martes 17 diciembre de 2019 | Publicado a las 20:34
Infierno en el paraíso: el narcotráfico pone en jaque al turismo en México
Por Paola Alem√°n
La información es de Deutsche Welle
visitas

Por la arena donde alg√ļn d√≠a pasearon Los Beatles, Marylin Monroe o Elvis Presley, hoy patrullan entre los ba√Īistas varios militares fusil en mano, ataviados con las botas y chaleco antibalas reglamentario bajo un bochornoso sol. Acapulco hace a√Īos que pas√≥ de ser un para√≠so tur√≠stico a un infierno de la violencia.

El que fuese destino predilecto de celebridades se ha vuelto un oasis del narcotr√°fico. Esta ciudad del Pac√≠fico sur se ha mantenido entre las cuatro urbes m√°s peligrosas del mundo desde 2011: una tasa de 110,5 homicidios por cada 100 mil habitantes el pasado a√Īo, cuando se situ√≥ en el segundo lugar, solo por detr√°s de Tijuana.

Veinte de las playas m√°s tur√≠sticas a lo largo y ancho de M√©xico sufren el mismo lastre en los √ļltimos a√Īos. En Canc√ļn se multiplicaron por 15 los asesinatos en los √ļltimos cuatro a√Īos y ya figura entre la cincuentena de ciudades m√°s violentas del planeta. Sigue sus pasos Playa del Carmen y en general toda la Riviera Maya, en el estado de Quintana Roo, donde el pasado a√Īo se duplicaron los homicidios.

Ronaldo Schemidt / AFP/ Playa El Carmen
Ronaldo Schemidt / AFP/ Playa El Carmen

Aumento del crimen en zonas turísticas

“Quintana Roo ocupa una situaci√≥n geogr√°fica estrat√©gica, porque llegan lanchas r√°pidas que arrojan la droga al mar provenientes de Panam√° y Honduras, y a su vez se ha ampliado el consumo‚ÄĚ, indica a DW el periodista H√©ctor Valdez, que tuvo que abandonar su hogar en Tulum para desplazarse a la capital mexicana tras varios intentos de atentado por sus denuncias sobre la supuesta colusi√≥n de pol√≠ticos y autoridades con el crimen organizado.

“Antes ven√≠a un turismo elitista, reducido, en cambio √ļltimamente viene un turismo m√°s masivo y m√°s propenso al consumo de droga‚ÄĚ, se√Īala el reportero desplazado, poniendo como ejemplo a los spring breakers, j√≥venes estadounidenses que celebran el final de la secundaria con un viaje a la costa mexicana.

Adem√°s, las zonas tur√≠sticas son especialmente atractivas para el crimen organizado “porque se trata de centros muy din√°micos, con flujos notables de divisas que ni siquiera obligan a lavar ese dinero‚ÄĚ, indica a DW el profesor de la Unam Javier Oliva, quien a√Īade que “como sucede en todo el territorio, la fragmentaci√≥n de los grupos criminales tras el descabezamiento de algunos de sus l√≠deres, como el Chapo Guzm√°n, produjo un recrudecimiento en la disputa de las plazas para el narcotr√°fico‚ÄĚ. En Acapulco hasta 16 bandas se pelean ese control, lo que dispara los √≠ndices de violencia.

Francisco Robles / AFP/ Acapulco
Francisco Robles / AFP/ Acapulco

El turismo empieza a resentirse

Esta inseguridad ha comenzado a resentir a un sector tur√≠stico que representa un 8,9% del PIB del pa√≠s y genera nueve millones de empleos formales. En Canc√ļn la ocupaci√≥n hotelera disminuy√≥ un 3,1% en junio de este a√Īo respecto al anterior, seg√ļn datos de la Asociaci√≥n de Hoteles de Canc√ļn, y las tarifas hoteleras bajaron entre un 15 y 25% este verano para evitar una ca√≠da mayor. La llegada de visitantes estadounidenses a M√©xico se redujo un 6,8% en abril de 2018 respecto al mismo mes del a√Īo anterior, seg√ļn datos oficiales. La peor ca√≠da en siete a√Īos y una tendencia que se habr√≠a mantenido en los √ļltimos meses a tenor del constante aumento de las cifras de violencia.

A este impacto en el n√ļmero de turistas se suma la diversificaci√≥n de los delitos. “La inercia misma de la actividad delictiva provoca que se empiece por el tr√°fico de drogas y luego la extorsi√≥n‚ÄĚ, indica el experto en Seguridad. El llamado cobro de piso a peque√Īos comercios y restaurantes por parte del crimen organizado se ha vuelto recurrente en los destinos tur√≠sticos. Ese cobro de piso puede ir de los 20.000 a los 70.000 pesos mensuales (de unos 1.000 a 3.500 d√≥lares), dice Valdez.

Francisco Robles / AFP
Francisco Robles / AFP

Falta de respuesta concreta del gobierno

El presidente mexicano, Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador, se√Īal√≥ en abril que “el que vivan bien los trabajadores del sector, que no haya colonias marginadas, que se invierta para que haya bienestar y que se tenga seguridad para conseguir la paz y la tranquilidad, es promoci√≥n tur√≠stica‚ÄĚ, ante la demanda de organizaciones hoteleras de invertir 125 millones de d√≥lares anuales en el sector. Desde entonces el gobierno ha destinado 600 millones de pesos en algunas zonas marginales de polos tur√≠sticos, como Acapulco o Playa del Carmen.

Sin embargo, “no existe un plan de seguridad concreto para las zonas tur√≠sticas que no sea el despliegue de la Guardia Nacional como a nivel nacional‚ÄĚ, afirma Oliva, quien subraya la necesidad de “mayor coordinaci√≥n con los gobiernos estatales y municipales, que en su mayor√≠a todav√≠a no han mostrado una decidida voluntad pol√≠tica al respecto‚ÄĚ.

Ese despliegue, asimismo, se produce de forma insuficiente y tard√≠a, seg√ļn indican coincidentemente varios analistas consultados. En Tulum, municipio costero de Quintana Roo de unos 30.000 habitantes, apenas se destinaron unos 60 efectivos llegados el √ļltimo mes, cuando la violencia ha repuntado desde hace un a√Īo, seg√ļn indica el periodista Valdez sobre su ciudad natal.

Ante esa fr√°gil respuesta del gobierno, como ha sucedido en varios puntos de M√©xico, “en Tulum grupos de vecinos formaron cuadrillas de vigilancia armados con palos -explica Valdez-. La iniciativa apenas dur√≥ tres o cuatro meses, pero se cometieron muchos excesos, porque al final no se combate al narcotr√°fico, sino a los ladronzuelos contra los que se ensa√Īan‚ÄĚ.

Elizabeth Ruiz / AFP/ Tulum
Elizabeth Ruiz / AFP/ Tulum
Tendencias Ahora