El sector productivo de Ecuador dejó de percibir al menos US$1.638 millones de dólares durante los once días de paralización de las actividades económicas por la ola de protestas generalizadas, según un cálculo de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ) difundido este lunes.

El estudio se basa en cifras de facturación del Servicio de Rentas Internas (SRI) y concluye que solo en la ciudad de Quito se concentra el 40% del lucro cesante.

El comercio, tanto mayorista como minorista, resultó el sector más afectado, con pérdidas de US$774 millones, seguido de la industria manufacturera con US$254 millones y las actividades profesionales con US$84 millones.

La industria de transporte y almacenamiento y la de agricultura, ganadería, silvicultura, pesca registraron pérdidas de casi US$80 millones cada una, mientras que la de construcción un poco más de US$60 millones.

Los disturbios cesaron el domingo tras un diálogo entre el ejecutivo y el sector indígena, con lo cual el gobierno derogó el decreto 883, que eliminaba los subsidios al combustible, y lo sustituyó por uno que focalizará mejor estas subvenciones para los más necesitados.

Con el decreto 883, el Gobierno buscaba engrosar las arcas públicas con alrededor de US$1.500 millones anuales y paliar así la falta de liquidez que arrastra el país desde hace varios años.