Internacional
Martes 27 agosto de 2019 | Publicado a las 08:40
Sequ√≠as, especulaci√≥n y presi√≥n pol√≠tica: los √ļltimos a√Īos de la Amazon√≠a
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
visitas

El fen√≥meno clim√°tico de El Ni√Īo, el precio de las materias primas y las pol√≠ticas de control explican las variaciones de tendencia de la deforestaci√≥n de la selva amaz√≥nica a lo largo de las d√©cadas, afirma el investigador brasile√Īo Paulo Moutinho.

Un gr√°fico del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) permite constatar que de 1988 a 2008 las √°reas deforestadas de la Amazon√≠a brasile√Īa siempre se situaron por encima de los 11.000 km2 anuales, con picos por encima de los 20.000 en cinco ocasiones (1988, 1995, 2002, 2003 y 2004).

En 2005 se inicia una clara reducción y a partir de 2008 el desmate nunca superó los 10.000 km2, alcanzando un mínimo histórico de 4.600 km2 en 2012.

La tendencia volvi√≥ a invertirse en los √ļltimos a√Īos: en 2016 hubo 7.500 km2 de selva deforestada y “la estimaci√≥n para 2019 es de algo cercano a los 10.000 km2”, afirma Moutinho, del Instituto de Investigaci√≥n Ambiental de la Amazon√≠a (IPAM), una organizaci√≥n cient√≠fica no gubernamental.

“Antes de 2005, se combinaban dos cosas: los periodos de sequ√≠a impulsados por El Ni√Īo”, que multiplica los incendios de √©pocas de sequ√≠a, “y la tentativa de avanzar en la expansi√≥n agr√≠cola” para satisfacer la demanda interna y externa de commodities, agrega.

En las √ļltimas tres d√©cadas, hubo dos eventos de El Ni√Īo calificados como muy intensos (megani√Īos), en 1997-98 y en 2004-2006. Tambi√©n hubo Ni√Īos de intensidad media en 2002-2003 y 2009-2010.

En 2003-2004 hubo adem√°s “una presi√≥n muy grande del mercado externo, que ten√≠a precios muy altos” de los productos agropecuarios y “mucha especulaci√≥n con tierras”.

AFP
AFP

Pol√≠ticas p√ļblicas

La presi√≥n se redujo a partir de 2005 y la tendencia se refuerza con pol√≠ticas p√ļblicas.

Mourinho cita entre ellas “la creaci√≥n de √°reas protegidas; las campa√Īas contra la deforestaci√≥n ilegal con el encarcelamiento de los deforestadores; la creaci√≥n de una lista negra de municipios con mayor desmate, sometidos a embargos de bienes; y la no concesi√≥n de cr√©ditos bancarios a los deforestadores ilegales”.

Y destaca que pese a la desaceleraci√≥n de la deforestaci√≥n, Brasil “creci√≥ en la productividad de carne y granos” en tierras ya en uso de la regi√≥n amaz√≥nica durante en esos a√Īos.

En los √ļltimos a√Īos hubo un “aumento gradual” de la deforestaci√≥n y con la llegada de Jair Bolsonaro al poder en enero de este a√Īo se produjo “un cambio de la visi√≥n gubernamental, con la desmovilizaci√≥n de pol√≠ticas p√ļblicas de combate a la deforestaci√≥n”, se√Īala el investigador.

El problema no es el fuego, es su origen

Mourinho hace notar que en la √©poca estival suele haber muchos incendios de tierras ya deforestadas y que lo preocupante del alto n√ļmero constatado este a√Īo no es tanto la cantidad como que “la mayor√≠a son incendios de deforestaci√≥n”.

“El problema no es el fuego, es el origen del fuego”, se√Īala.

Este a√Īo ya se produjeron m√°s de 80.000 incendios en Brasil (un alza de caso 80% respecto a 2018). M√°s de la mitad de los focos (52%) se registraron en la regi√≥n amaz√≥nica.

Las políticas de protección de territorios y poblaciones amazónicas se fueron implementando desde el retorno a la democracia en 1985, ya sea con presidentes de derecha, de centro-derecha o de izquierda.

Tendencias Ahora