Los cancilleres del Grupo de Lima anunciaron que remitirán el reporte de la alta comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, sobre las violaciones los DDHH por parte del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, a la Corte Penal Internacional.

El Grupo de Lima busca agregar el documento a la solicitud presentada en septiembre de 2018, para que la Corte Penal Internacional abra una investigación en contra del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela por crímenes de lesa humanidad.

El organismo sostuvo que esperan que el informe “sea tenido en consideración en el curso de los procedimientos que lleva adelante en virtud de la solicitud presentada por la Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú en septiembre de 2018, posteriormente refrendada por Costa Rica y Francia, y bienvenida por Alemania, la cual fue complementada en mayo de 2019”.

En un comunicado conjunto, los cancilleres destacan que el informe de Bachelet “no deja margen” para que el régimen de Maduro siga recibiendo apoyos internacionales, debido a que comprueba los crímenes de lesa humanidad cometidos durante su gobierno.



“El Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos no deja margen para que algunos países sigan apoyando al régimen ilegitimo de Maduro
, por lo que los exhortan a sumarse al compromiso del Grupo de Lima y contribuir para el retorno del Estado de Derecho y la democracia en Venezuela, reiterándoles que su apoyo a la dictadura amenaza la estabilidad de toda la región2, explica el informe.

El Grupo de Lima, integrado por una docena de naciones latinoamericanas y Canadá, fue creado hace dos años para adoptar una postura común frente a la crisis venezolana, que ha desatado -según la ONU- un éxodo de unas cuatro millones de personas, principalmente a países de la región.

La reunión del Grupo de Lima se realizó en paralelo a un diálogo entre representantes de Maduro y Juan Guaidó que se lleva a cabo de manera reservada en Barbados con mediación de Noruega.