Internacional
S√°bado 18 mayo de 2019 | Publicado a las 18:02
Evo Morales lanza candidatura para obtener un cuarto periodo al mando de Bolivia
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un exultante Evo Morales, primer presidente indígena de Bolivia, inició este sábado ante miles de seguidores su carrera hacia un cuarto mandato en las elecciones de octubre, ajeno a las críticas de la oposición, que le acusa de encabezar un gobierno corrupto y dictatorial.

Ante una multitudinaria concentraci√≥n, que cifr√≥ en m√°s de un mill√≥n de personas, el mandatario izquierdista pidi√≥ “cinco a√Īos m√°s (de gesti√≥n) para garantizar esta liberaci√≥n para toda la vida”.

En los pr√≥ximos “10 a√Īos, tal vez 15 a√Īos, m√°ximo 20 a√Īos, Bolivia va a ser potencia en temas econ√≥micos”, se√Īal√≥ ante miles de personas concentradas en la pista del aeropuerto de su feudo cocalero de Chimor√© (centro del pa√≠s).

Morales, de 59 a√Īos, justific√≥ su convicci√≥n por su “gran plan de industrializar” los recursos naturales de Bolivia “como el litio, el gas y la electricidad”.

La econom√≠a boliviana se vio beneficiada estos a√Īos por la bonanza en los precios internacionales de las materias primas, en especial el gas que exporta a Brasil y Argentina.

Corrupción y gastos suntuosos

Los 13 a√Īos continuos de gobierno de Morales se han caracterizado por la estabilidad econ√≥mica, pero se han visto ensombrecidos por fuertes cr√≠ticas por supuesta corrupci√≥n y dilapidaci√≥n de los recursos p√ļblicos.

El candidato presidencial de derecha, Oscar Ortiz, enumer√≥ hace poco 94 decretos firmados por el presidente Morales y 13 leyes aprobadas por el Congreso que dan v√≠a libre a contrataciones directas de obras, sin licitaci√≥n, y que “han sido utilizados de forma reiterada” por cantidades que “podr√≠an superar los 1.000 millones de d√≥lares”.

Aunque ning√ļn caso de corrupci√≥n ha salpicado de manera directa al mandatario, sus adversarios le reprochan gastos dispendiosos de dinero p√ļblico en la compra de un avi√≥n presidencial y en la construcci√≥n de un nuevo edificio para su despacho.

“Nunca, nunca hemos robado y no hemos llegado aqu√≠ a robar a nadie, sino a servir al pueblo”, declar√≥ Morales en nombre suyo y de su vicepresidente √Ālvaro Garc√≠a.

Ante acusaciones de la oposici√≥n, Morales dijo hace poco que sus adversarios lo “acusan de dictadura (…) por envidia porque ellos no hicieron” lo que su gobierno hizo en 13 a√Īos.

Un apoyo inesperado

La oposici√≥n ha intentado impedir la candidatura de Morales a un cuarto mandato alegando que un referendo nacional le neg√≥ esa posibilidad en 2016. Sin embargo, un a√Īo m√°s tarde el Tribunal Constitucional aval√≥ su postulaci√≥n bajo el argumento de que era su derecho humano.

Morales recibi√≥ en las √ļltimas horas un inesperado espaldarazo pol√≠tico del secretario general de la Organizaci√≥n de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que afirm√≥ en La Paz que ser√≠a un acto “discriminatorio” que el mandatario fuera excluido de los comicios de octubre.

Parte de la oposici√≥n, entre ella el principal adversario electoral de Morales, el expresidente Carlos Mesa, criticaron las declaraciones de Almagro. El empresario y pol√≠tico opositor Samuel Doria Medina afirm√≥ incluso que “queda claro que no ser√° ning√ļn organismo ni nung√ļn extranjero el que resolver√° el problema que tiene la democracia boliviana”.

A cinco meses de las elecciones de octubre, la oposición todavía está dividida en ocho candidaturas y ninguna ha dado a conocer un plan concreto de gobierno.

Antiimperialismo a ultranza

El gobernante boliviano, que todavía es líder de un sector de los cocaleros, arrancó su discurso con un fuerte alegato contra Estados Unidos y recordó que el aeropuerto donde se celebraba el acto este sábado era, hasta que él asumió la presidencia, una base de la DEA, la policía antidrogas norteamericana.

“Estamos aqu√≠ para que nunca m√°s retorne el imperialismo, las transnacionales que saquearon” los recursos naturales, sostuvo, en medio de miles de banderas bolivianas y azules, el color de su Movimiento Al Socialismo (MAS).

Morales expulsó en 2008 a la DEA, acusándola de conspirar contra su gobierno. Poco antes echó del país al embajador estadounidense Philip Golberg por el mismo motivo.

El gobernante, √ļnico aliado en Sudam√©rica del venezolano Nicol√°s Maduro, concluy√≥ su discurso con un “Patria o Muerte”, cl√°sico de la revoluci√≥n cubana.

Tendencias Ahora