Internacional
Jueves 21 febrero de 2019 | Publicado a las 16:48
Las violentas protestas callejeras en Haití entierran el turismo
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los 10 días de violencia callejera en Haití, con barricadas en llamas y saqueos generalizados, han enterrado una industria del turismo que había logrado resucitar luego del devastador terremoto en 2010.

Las im√°genes violentas que han sido emitidas por todo el mundo han enviado nuevamente el mensaje de que este empobrecido pa√≠s caribe√Īo es pol√≠ticamente inestable y que no es un lugar para ir de vacaciones.

La semana pasada, más de 100 turistas canadienses atrapados fueron evacuados en helicópteros de manifestantes enfadados que exigían la renuncia del presidente, a quien acusan de corrupción.

“Hemos pasado por 12 d√≠as de infierno. Manejamos la crisis, pero hoy estamos sufriendo las r√©plicas”, dijo la ministra de Turismo, Marie-Christine Stephenson de Hait√≠.

La lista negra

Además de los efectos directos de las manifestaciones, Washington asestó otro golpe el 14 de febrero cuando instó a sus ciudadanos a no viajar a Haití, por lo que el país pasó a integrar una lista de los países a los que se advierte no viajar y en la que también están Estados devastados por la guerra, como Siria, Yemen y Afganistán.

La ministra dijo que la alerta de Estados Unidos para Haití era demasiado severa, y calificó los disturbios como una situación que estalló de forma inesperada y que ya finalizó.

“De acuerdo, duraron 12 d√≠as pero no estoy segura de que otros pa√≠ses del Caribe, que han tenidos sus propios disturbios, hayan sido castigados tan severa y r√°pidamente como nosotros”
, dijo Stephenson.

De la noche a la ma√Īana, la decisi√≥n del Departamento de Estado golpe√≥ fuertemente la industria del turismo. Los sitios web de viajes simplemente dejaron de ofrecer vuelos a los dos aeropuertos internacionales de Hait√≠.

Los hoteles est√°n reportando la cancelaci√≥n de las reservas y muchas habitaciones vac√≠as. Los funcionarios de la industria a√ļn tienen que cuantificar los da√Īos, pero dicen que por segunda vez en menos de un a√Īo, tendr√°n que despedir trabajadores.

En julio del a√Īo pasado, tres d√≠as de protestas tras un intento del gobierno de aumentar los precios del combustible, arruinaron la temporada de vacaciones de verano para la industria del turismo.

Seg√ļn la presidenta de la Asociaci√≥n de Turismo de Hait√≠, Beatrice Nadal-Mevs, no solo son los hoteles los que van a sufrir de nuevo.

“Esto va a afectar a la gente com√ļn porque estos son empleos directos que se perder√°n y cadenas de suministro que se ver√°n amenazadas: agricultura, pesca, artesan√≠as, transporte”, dijo Nadal-Mevs.

Carnaval cancelado

Mientras la oposición planea más manifestaciones para buscar la renuncia del presidente Jovenel Moise, el sector turístico recibió nuevas malas noticias al enterarse de que las celebraciones del Carnaval habían sido canceladas en la capital haitiana, Puerto Príncipe.

La alcaldía dijo que no podía garantizar la seguridad de los participantes.

Las festividades, que este a√Īo estaban planeadas para el 3 y 5 de marzo
, generalmente atraen a muchos haitianos que viven en el extranjeros y que huyen del frío invernal en Canadá y el este de Estados Unidos.

Otra celebración importante del Carnaval está programada en la ciudad de Gonaives, pero el gobierno no ha dicho si seguirá adelante.

Por más sombrías que estén las cosas, algunos turistas extranjeros han visitado Haití de todas formas.

El miércoles, un grupo de australianos escoltados por la policía visitó una plaza con estatuas de héroes de la independencia de Haití de Francia.

Días atrás, manifestantes en esa misma plaza estaban lanzando piedras a la policía, que respondió con granadas y gas lacrimógeno.

Carole, que no quiso dar su apellido dijo, “conf√≠o en la compa√Ī√≠a con la que estamos viajando. Ellos no solo nos quieren llevar, sino que nos quieren traer de vuelta”.

Kevin McCue, otro de los integrantes del grupo asegur√≥ que estaba contento de que su operador tur√≠stico no hubiera optado por un plan b, que habr√≠a significado saltarse Hait√≠ y pasar toda la semana en la vecina Rep√ļblica Dominicana.

“Aqu√≠ el turismo est√° vivo y bien. La gente deber√≠a venir. Cuantos m√°s vengan, mejor distribuyen algo de dinero entre las personas que lo necesitan”, dijo McCue.

Tendencias Ahora