Internacional
Jueves 17 enero de 2019 | Publicado a las 05:40 · Actualizado a las 05:41
Generan dudas las acusaciones de sobornos a Pe√Īa Nieto durante el juicio del Chapo
Por Valentina Gonz√°lez
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En el juicio que enfrenta Joaqu√≠n “Chapo” Guzm√°n en Estados Unidos se ha acusado al expresidente de M√©xico, Enrique Pe√Īa Nieto, de recibir sobornos del crimen organizado en m√°s de una ocasi√≥n, aunque esas afirmaciones generan dudas al carecer de pruebas que las sostengan.

El martes, Alex Cifuentes, un narcotraficante colombiano que fue socio de Guzm√°n, dijo que el exmandatario hab√≠a recibido un soborno de unos 100 millones de d√≥lares, lo que un vocero de Pe√Īa Nieto calific√≥ de acusaci√≥n falsa y difamatoria.

“Todos estos traficantes presumen ‘yo di mucho dinero, yo corromp√≠ al presidente’, pero la l√≥gica y el sentido com√ļn me dicen que es algo dif√≠cil. Simplemente no lo creo”, dice a la AFP Mike Vigil, exagente de la DEA.

Muchas de estas acusaciones, pese a las primeras planas que acaparan en los peri√≥dicos, no tienen sustento legal porque no van acompa√Īadas de pruebas.

Cuando un narcotraficante corrompe a un pol√≠tico, suele tener alguna prueba porque es un mecanismo de chantaje que puede necesitar en el futuro, dice Ra√ļl Ben√≠tez, investigador de la Universidad Nacional Aut√≥noma de M√©xico.

Ese fue el caso de Servando G√≥mez “La Tuta”, exl√≠der criminal del grupo conocido como “Caballeros Templarios”, hoy preso, quien lleg√≥ a grabar encuentros con distintos l√≠deres pol√≠ticos del occidental estado de Michoac√°n que luego filtraba a los medios.

Sin embargo, en el caso de las acusaciones contra Pe√Īa Nieto no se ha mostrado prueba alguna.

Cien millones de d√≥lares no se pueden esconder, tienen que haber sido entregados de alguna forma, en alguna cuenta o en varias o en propiedades o con joyas, y los narcotraficantes necesitan tener esas pruebas para que funcione”, dice Ben√≠tez.

El testimonio de Cifuentes no es el primero contra Pe√Īa Nieto. Al inicio del juicio, el abogado de Joaqu√≠n Guzm√°n, Jeffrey Lichtman, asegur√≥ que el c√°rtel de Sinaloa pag√≥ cientos de millones de d√≥lares a Pe√Īa Nieto y su antecesor Felipe Calder√≥n (2006-2012), lo que ambos negaron rotundamente.

En esa ocasión tampoco hubo pruebas.

“Necesitar√≠as un cami√≥n”

Vigil asegura que entregar un soborno de 100 millones de dólares sería difícil para cualquier criminal incluso para una organización como el cártel de Sinaloa, que dirigía Guzmán.

“Cuando trabaj√© en Panam√°, ped√≠ prestado un mill√≥n de d√≥lares para mostrar a traficantes de Bolivia y Colombia. Todo estaba en billetes de 100 d√≥lares y necesit√© una maleta grande para acomodarlo. As√≠ que para 100 millones necesitar√≠as un cami√≥n”.

“¬ŅC√≥mo lo hicieron? ¬ŅManejaron hasta Los Pinos (la exresidencia oficial de los presidentes de M√©xico) y se lo dieron al presidente?”, agreg√≥.

Sin embargo, el hecho de que no haya pruebas no significa que no sean posibles sobornos al más alto nivel en el gobierno de México.

“S√≠ es posible, en la medida en que los capos del narcotr√°fico han tenido acceso a altas autoridades y con las que pueden incluso conversar”, dice Jos√© Reveles, periodista y autor de libros sobre el narcotr√°fico.

“Todo es posible. Lo que falta es confirmar, comprobar y que den los datos precisos”, agrega.

Una investigación

Hasta el momento, el actual presidente Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador ha dicho que se debe esperar a que se presenten pruebas sobre las acusaciones de sobornos contra Pe√Īa Nieto y Calder√≥n.

Sin embargo, s√≠ ha planteado una consulta ciudadana para saber si se debe enjuiciar a los exmandatarios por la crisis, que dice, hay en M√©xico por el llamado “periodo neoliberal”.

Para Reveles, el nuevo ejecutivo debe investigar las acusaciones, aunque duda que lo vaya a hacer. “No es una prioridad para este gobierno”, asegura.

Guzm√°n, de 61 a√Īos, est√° acusado de enviar 155 toneladas de coca√≠na a Estados Unidos, a donde fue extraditado el 19 de enero de 2017.

Tendencias Ahora