Internacional
Lunes 31 diciembre de 2018 | Publicado a las 01:33
Bajo seguridad sin precedentes los entusiastas de Bolsonaro llegan a Brasilia para su investidura
Por Guido Focacci
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Las camisetas ‘verdeamarelas’ est√°n por toda Brasilia, pero no para alentar a la selecci√≥n, sino para la toma de posesi√≥n del ultraderechista Jair Bolsonaro, que asumir√° las riendas de Brasil a partir del 1 de enero.

Ya desde este domingo, decenas de brasile√Īos -en su mayor√≠a blancos y de clase acomodada- se aglomeraron alrededor de la Explanada de los Ministerios, donde se desarrollaba el ensayo general para la investidura del pr√≥ximo martes.

Pero un fuerte operativo de seguridad los mantuvo distantes del cortejo que simuló paso a paso el recorrido que hará el presidente.

“Estamos un poco tristes, ¬°pero ser√° mucho mejor ver la ceremonia real, en dos d√≠as!”, afirma Silvia Capital, habitante de Brasilia de 49 a√Īos que alojar√° parientes de R√≠o de Janeiro en su casa.

A su lado, un vendedor no tiene nada que reclamar: en apenas una hora y media vendió 25 bandas presidenciales amarillas y verdes con el rostro de Bolsonaro, a 10 reales cada una ($ 1.800).

Los Dragones de la Indepedencia, un vistoso regimiento de caballería que integra la guardia presidencial, pasa de repente cerca de los curiosos y éstos estallan en aplausos.

“Brasil, ¬°Brasil!, se entusiasman.

Carlo de Souza | Agence France Press
Carlo de Souza | Agence France Press

Al igual que el presidente electo, que es un excapit√°n del Ej√©rcito, muestran una verdadera fascinaci√≥n por el mundo militar y la mayor√≠a considera que los a√Īos de la dictadura (1964-1985) fueron beneficiosos para el pa√≠s.

Algunos llaman por el brazo a los soldados que vigilan el ensayo para tomarse una selfie. Otros inmortalizan el paso de la caballería transmitiéndola en vivo por Facebook.

La ceremonia estará cercada por un riguroso plan de seguridad, sin precedentes para una investidura en Brasil. Incluye un sistema anti-misiles, la prohibición de llevar paraguas -aunque en Brasilia sea la época de lluvias-, mochilas o coches de bebé.

El domingo, durante el ensayo general, helicópteros sobrevolaban la zona mientras soldados inspeccionaron los alrededores del Palacio de Planalto y la Explanada de los ministerios con detectores de metales.

“Un momento hist√≥rico”

Daniel Dias Santos no se intimida con tama√Īa operaci√≥n. Para llegar a la pose viaj√≥ durante cinco d√≠as en motocicleta desde el sure√Īo estado de Paran√°.

“Siempre quise conocer Brasilia y con la asunci√≥n de Bolsonaro surgi√≥ esa posibilidad. Es realmente un buen hombre”, dijo a la AFP este operador de m√°quinas agr√≠colas de 52 a√Īos.

Con la cara del futuro presidente estampada en el dorso de su camiseta, defiende la flexibilizaci√≥n de la posesi√≥n de armas, una de sus promesas de campa√Īa.

“Si los ladrones est√°n armados, ¬Ņpor qu√© las personas de bien no pueden estar armadas?”, argumenta. “No tengo un arma, pero si las condiciones se vuelven m√°s f√°ciles, seguramente compre una”, reflexiona.

Carlo de Souza | Agence France Press
Carlo de Souza | Agence France Press

“Brasil limpio”

Mar√≠a do Carmo, una maestra de 62 a√Īos, viaj√≥ desde una peque√Īa localidad del interior de Sao Paulo para ver de cerca a su h√©roe. “No quiero perderme nada, nunca he sido fan√°tica de nadie, ni de cantantes, ni de pol√≠ticos, pero lo soy de Bolsonaro”, confiesa.

Compr√≥ su boleto incluso antes del triunfo electoral, porque estaba convencida de que ganar√≠a. “Quiere un pa√≠s limpio, y es ese el pa√≠s que quiero para mis nietos”.

María le perdona los comentarios de tinte machista, racista u homofóbico que Bolsonaro ha proferido a lo largo de su carrera como diputado.

“No creo que est√© en contra de los gays, pero no quiere -y yo tampoco- ver dos hombres o dos mujeres bes√°ndose en la calle. Cada cosa tiene su lugar apropiado, esto tambi√©n vale para las parejas heterosexuales”, afirma.

Luiz Fernando Barth, un abogado de 48 a√Īos que viaj√≥ con su esposa y sus dos hijos adolescentes desde la ciudad Jaragua do Sul, en Santa Catarina (sur), espera que Bolsonaro “libere al pa√≠s del c√°ncer de corrupci√≥n”.

Ataviada con una camiseta de la mujer maravilla con la inscripci√≥n “BolsoLinda”, la carioca Leticia Spinelli, de 43 a√Īos, advierte: “√Čl no es un santo y de la misma manera que hoy estoy en la calle para apoyarlo, luchar√© para que deje el poder si no hace un buen gobierno”.

Tendencias Ahora