Internacional
Domingo 04 noviembre de 2018 | Publicado a las 13:41
"Hay cura": padres hondure√Īos buscan en EEUU el milagro para su peque√Īo hijo con c√°ncer
Publicado por: Claudia Mi√Īo La informaci√≥n es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“S√≠, hay cura”, se repite una pareja de migrantes hondure√Īos que marcha hacia Estados Unidos, en una desesperada b√ļsqueda por tratamiento para su peque√Īo de seis a√Īos que sufre un c√°ncer terminal.

Mar√≠a Argentina Paz y Rodrigo Villanueva forman parte de la caravana migratoria que parti√≥ el 13 de octubre, y ahora recorre M√©xico tras cruzar la frontera guatemalteca de Tec√ļn Um√°n.

La esperanza por encontrar una cura para su hijo, Mery Sair, los alienta a seguir hacia territorio estadounidense a pesar de los peligros de la caminata.

“En Honduras s√≥lo lo mantienen con quimioterapia y pastillas, pero la enfermedad es progresiva porque no la han podido detener”, cuenta Paz. En Estados Unidos “hay cura, han hecho investigaciones y ya lo est√°n tratando y, s√≠, hay cura”, se√Īala esperanzada.

Aunque siguen creciendo, los tumores en el pie y brazo derecho de Mery Sair no le impiden caminar. Su tapabocas de dise√Īos infantiles cubre casi todo su rostro. Por la enfermedad, ya perdi√≥ el ojo derecho.

En su natal Omoa (norte de Honduras), su familia qued√≥ a cargo de otros tres hijos de la pareja. El mayor de nueve a√Īos ya hab√≠a sido sometido a una exitosa operaci√≥n en el coraz√≥n hace un tiempo.

Atr√°s tambi√©n dejaron la pobreza. “S√≥lo alcanza para arroz, frijoles y la renta porque todo est√° caro, no puede uno. Entonces s√≥lo queda emigrar por la salud de √©l”.

Tras los tratamientos con quimioterapia, al ni√Īo “le dol√≠a el est√≥mago por el hambre y quiere comerse una manzana o un banano y uno no tiene dinero para poder comprar. Duele no poder” alimentarle, dice esta madre al borde del llanto.

Paz hac√≠a limpieza en casas y su esposo actividades agr√≠colas “para poder sobrevivir, pero ni as√≠ uno puede sobrevivir”.

Desahuciado

Para complicar la situaci√≥n, los m√©dicos hondure√Īos los desahuciaron. “Los doctores me dijeron que lo disfrutara el tiempo que le queda de vida, (…), que no saben si va a vivir d√≠as o meses”, comenta con frustraci√≥n.

“Una parte fundamental [de migrar] es por nuestro hijo que est√° enfermo, y la enfermedad que tiene en nuestro pa√≠s es muy dif√≠cil [de tratar], por la pobreza y porque est√° en etapa terminal”, lamenta Villanueva.

Resignado, coment√≥ que “las esperanzas en Honduras son muy pocas, entonces uno como padre tiene que estar hasta las √ļltimas consecuencias con sus hijos y ver c√≥mo puede uno puede ayudarlos y por eso hemos venido, arriesgando la vida y la de √©l”.

“Queremos disfrutarlo hasta el √ļltimo momento y si Dios da oportunidad que se cure”, puntualiz√≥.

Tendencias Ahora