Internacional
Miércoles 26 septiembre de 2018 | Publicado a las 02:56
Macri se acerca a la "línea de meta" y aguarda el cierre de su laborioso acuerdo con el FMI
Publicado por: Jonathan Flores La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Argentina cambió sorpresivamente al presidente del Banco Central en medio de negociaciones con el FMI para obtener una ampliación de su acuerdo por 50.000 millones de dólares, cuyos detalles espera anunciar a partir del miércoles.

El directorio el Fondo Monetario Internacional “est√° terminando su trabajo, lo va a someter a una discusi√≥n informal. Si no ocurre nada extraordinario, el mi√©rcoles por la tarde estaremos en condiciones de anunciar el acuerdo”, dijo el ministro de Econom√≠a, Nicol√°s Dujovne, en una rueda de prensa el martes en Nueva York.

Esa declaraci√≥n fue respaldada m√°s tarde por Christine Lagarde, quien asegur√≥ que el Fondo y Buenos Aires est√°n “cerca de la l√≠nea de meta en lo que respecta a alcanzar un acuerdo revisado” con Argentina.

Seg√ļn el presidente Mauricio Macri, el acuerdo debe despejar “las dudas sobre la capacidad de financiamiento” de Argentina.

“Lo que vamos a anunciar es m√°s apoyo, que significa m√°s confianza”, asever√≥ Macri, al margen de la Asamblea General de la ONU.

En junio, el FMI acord√≥ a Argentina un pr√©stamo por 50.000 millones de d√≥lares a tres a√Īos, cuando sufr√≠a una corrida cambiaria que dispar√≥ la depreciaci√≥n de su moneda. De ese monto, el pa√≠s ya recibi√≥ 15.000 millones de d√≥lares.

Sin embargo, en agosto cay√≥ nuevamente el peso y Argentina pidi√≥ una renegociaci√≥n que permita acelerar los desembolsos previstos para los a√Īos siguientes. Los analistas piensan que tambi√©n podr√≠a otorgarle m√°s cr√©dito.

Argentina es la econom√≠a emergente que m√°s ha sufrido este a√Īo, con una depreciaci√≥n de su moneda de 50% desde que comenz√≥ 2018.

Objetivo principal: reducir la inflación

Con apenas tres meses al frente del Banco Central, Luis Caputo anunció su dimisión en Buenos Aires justo el día en que Macri se dirigió a la Asamblea General de la ONU y cuando en Argentina se cumple una huelga general en rechazo a las medidas de austeridad y al acuerdo con el FMI.

En seguida fue reemplazado por el hasta ahora viceministro de Economía, Guido Sandleris, un economista que ha trabajado para el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, y cuenta con una amplia trayectoria académica con un paso por el FMI.

“El objetivo principal del Banco Central es reducir la inflaci√≥n. Trabajaremos para recuperar la estabilidad y previsibilidad de precios que la econom√≠a argentina tanto necesita”, declar√≥ Sandleris.

Hasta agosto, la inflaci√≥n en Argentina acumula 24,3%, una de las m√°s altas del mundo, y la proyecci√≥n es que termine el a√Īo por arriba del 40%.

Tipo de cambio flotante

El nuevo presidente del Banco Central es considerado un cercano al ministro de Econom√≠a, Nicol√°s Dujovne, quien lo elogi√≥ como una “persona brillante, preparada para ejercer este cargo con una enorme solvencia”.

“Argentina va a mantener su esquema de tipo de cambio flotante, las tasas de inter√©s positivas para ganarle a la inflaci√≥n e incentivar el ahorro en pesos‚ÄĚ, asegur√≥ Dujovne.

Gabriel Torres, de la calificadora de riesgo Moody’s, consider√≥ que la “abrupta” renuncia de Caputo “aumentar√° la volatilidad cambiaria en el corto plazo” y que Argentina necesita “la confirmaci√≥n de los detalles finales del nuevo acuerdo con el FMI” para calmar las aguas.

El cambio en la presidencia del banco llevó a una depreciación de 2,15% de la moneda, que se cotizó a 38,98 pesos argentinos por dólar, en un día de poco movimiento, con los empleados de la banca privada adheridos al paro.

Huelga general en marcha

Las grandes centrales sindicales argentinas realizaron este martes una huelga general de 24 horas, la segunda desde que se pactó el respaldo financiero con el FMI y la cuarta desde que asumió Macri, en diciembre de 2015.

Sin transporte p√ļblico y con muchos comercios cerrados, los argentinos se movilizaron en sus autos particulares y algunos en bicicleta por las calles semidesiertas de Buenos Aires.

Los sindicatos detuvieron adem√°s el tr√°fico a√©reo, la carga terrestre, la banca y la administraci√≥n p√ļblica, incluyendo escuelas, hospitales y universidades.

“El gobierno tiene que entender que no vamos a ser los trabajadores los que paguemos la crisis porque no somos los que la generamos. No nos enriquecimos con la especulaci√≥n financiera, no somos los que especulamos con el d√≥lar, sino que somos los que estamos sufriendo la devaluaci√≥n brutal de nuestras condiciones de vida”, dijo a la Agence France-Presse la docente √Črica Seiter.

Con las cifras macroecon√≥micas en declive -una contracci√≥n del PBI del 2,4% para este a√Īo, una inflaci√≥n ya proyectada por encima de 40% y las tasas de inter√©s en 60% anual-, el √°nimo de los argentinos es cada vez m√°s confrontacional.

Macri, un liberal de centroderecha, insiste en que Argentina no puede gastar más de lo que produce y se ha propuesto alcanzar un déficit primario cero para 2019. Para ello, necesita que el Congreso, en el que carece de mayoría, le apruebe el proyecto de presupuesto que introdujo la semana pasada.

La presión de los sindicatos, que exigen ajustes salariales acordes con la inflación, es uno de sus principales obstáculos.

Tendencias Ahora