La justicia argentina inició este jueves, pasadas las 12:30 horas, el allanamiento al departamento personal de la expresidenta Cristina Fernández, en el marco de la causa que investiga el caso conocido como los “cuadernos de las coimas”.

La notificación con la decisión favorable del Senado para allanar los domicilios de la expresidente, votada por unanimidad la noche del miércoles, llegó la mañana del jueves al juzgado, según fuentes judiciales.

Un enorme operativo se desplegó en el exclusivo barrio de Recoleta, con varias camionetas policiales, un cordón de efectivos frente a la puerta del edificio y personal de brigadas de explosivos, bomberos y perros.

En otras dos residencias de la expresidenta, una en Río Gallegos y otra en El Calafate, en el sur del país, la inspección se retrasó un par de horas, según señaló la cadena TN.

Pasadas las 14:40 horas, la policía llegó hasta la primera localidad, donde fueron recibidos por un abogado de Fernández. Allí mostraron la orden para realizar un allanamiento e ingresaron junto a canes adiestrados.

Durante el primer operativo, el abogado de Fernández, Carlos Beraldi, criticó la actitud del juez Bonadio y anunció que presentarán un juicio político en su contra.

“La tomó ella, producto de analizar la situación política y la necesidad de dar una respuesta política, más allá de lo que considero yo como abogado, que es una medida totalmente ilegal y desproporcionada”, dijo el abogado K a los medios de comunicación, denunciando que no lo dejaron observar el allanamiento.

Estos operativos fueron solicitados por Bonadio y requería la aprobación del Senado, que lo autorizó la noche del miércoles debido a que la exmandataria (2007-2015), elegida senadora en 2017, está amparada por fueros parlamentarios. Debido a esos fueros, Fernández no puede ser detenida, pero se la puede imputar y condenar.

Declara exsecretario López

Al mismo tiempo, José López, ex secretario de Obras Públicas, declaró durante dos horas ante el juez Claudio Bonadio, ocasión en la que habría dado detalles sobre hechos ocurridos en junio de 2016, en el Convento de General Rodríguez, cuando las cámaras lo captaron intentando enterrar bolsos con más de 6 millones de dólares en efectivo.

López, detenido desde entonces y en pleno juicio oral por aquel episodio, ha comenzado a colaborar en la causa de los “cuadernos de la corrupción”.

El juez Bonadio extendió la indagatoria y evalúa permitirle a López acogerse a la figura de “arrepentido”, con lo que podría evitar una pena de prisión, si colabora con la investigación.

La causa judicial de los “cuadernos” se inició hace menos de un mes sobre la base de apuntes tomados por un exchofer del ministerio de Planificación, Oscar Centeno, quien supuestamente hizo durante diez años (2005-2015) recorridos por Buenos Aires para llevar y traer bolsos cargados de millones de dólares.

El departamento de Fernández en Buenos Aires, así como la residencia presidencial de Olivos y la Casa Rosada, sede del gobierno, figuran en esos cuadernos como puntos de entrega de los bolsos.

A los apuntes del chofer se agregaron las confesiones de varios empresarios detenidos que decidieron acogerse ante la justicia a la figura del arrepentido, y más recientemente dos exfuncionarios de la gestión kirchnerista..