Internacional
El dolor de las familias de los tripulantes del submarino perdido en el Atl√°ntico
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El alambrado de ingreso a la base naval de Mar del Plata era este lunes un rosario de deseos y un mar de angustia. Como ropa al sol colgaban banderas, fotos religiosas y mensajes para los 44 submarinistas argentinos perdidos en alg√ļn punto del Atl√°ntico Sur desde hace cinco d√≠as.

Desde el ingreso del predio militar, a 400 km al sur de Buenos Aires, se ve el mar que se los trag√≥ sin dejar rastro el mi√©rcoles pasado, cuando el submarino “ARA San Juan” se comunic√≥ por √ļltima vez y report√≥ una aver√≠a de bater√≠as, a 430 km de la costa.

Buques y aviones de siete países los buscan en medio de una furiosa tormenta que no cesa desde hace días.

“Valiente muchachada de la Armada: con el coraz√≥n en pausa hasta que vuelvan”, reza uno de los carteles en caligraf√≠a de rigidez militar, sujeto al alambrado con cintas con los colores patrios.

La mayor√≠a de los tripulantes reside con sus familias en esta ciudad ba√Īada por el Atl√°ntico.

Algunos son oriundos de provincias lejanas, como Eliana Krawczyk, que conoci√≥ el mar a los 21 a√Īos y lleg√≥ desde Misiones (noreste) para convertirse en la primera mujer submarinista de Sudam√©rica. Es la jefa de armas del “ARA San Juan”.

Casi un centenar de familiares aguarda noticias dentro de la base militar adonde les dieron alojamiento y los asiste personal médico y psicólogos las 24 horas.

“Fuerza pap√°, tu familia te espera”, dice otro de los carteles escrito sobre el celeste y blanco de la bandera argentina y con una imagen de la virgen del Carmen, Stella Maris, patrona del Mar y de los marinos.

Una oración bajo su ala protectora se rezó por la tarde frente a la base naval. Sin lágrimas a la vista, todavía prevalece la esperanza.

Espíritu

“El estado de √°nimo en general es bueno. L√≥gicamente que hay gente con m√°s √°nimo y otros menos, pero hay un esp√≠ritu positivo de que en alg√ļn momento pueda haber alg√ļn indicio de encontrar al submarino”, dijo a la AFP Jorge Villarreal, padre de Fernando, un tripulante del “ARA San Juan”.

Jorge no basa su confianza en ingenuo optimismo. “Ellos est√°n muy bien preparados. Mi hijo eligi√≥ esta profesi√≥n porque se siente muy orgulloso y lo hace con mucho profesionalismo. Seguramente ellos conocen bien cada rinc√≥n del submarino y como manejarlo”, conf√≠a.

A la base no puede entrar la prensa. Tampoco hay un ir y venir constante de familiares. Algunos se detienen, sacan fotografías, dejan un mensaje y siguen por la avenida que da al ingreso del predio militar.

Este lunes los visitó el presidente Mauricio Macri que desde el viernes descansa en una residencia a 25 kilómetros al sur de Mar del Plata. Estuvo media hora y no formuló declaraciones a la prensa.

Enrique Stein es el jefe del equipo de psicólogos que los asiste. Sabe de traumas porque trató a exsoldados que participaron de la Guerra de Malvinas que Argentina perdió con el Reino Unido en 1982 por el archipiélago austral.

“Est√°n en situaci√≥n estable dentro de la incertidumbre”, explica a la AFP.

Hasta ahora “hemos tenido pocas situaciones de crisis, de llanto y algo as√≠. No es lo dominante ni mucho menos”, asegura.

No obstante admite que “la ansiedad crece” conforme pasan los d√≠as sin noticias.

El s√°bado el j√ļbilo se apoder√≥ de todos cuanto la Armada inform√≥ de siete intentos de llamadas satelitales, supuestamente emitidas desde el submarino.

“¬°Est√°n afuera! Si llamaron por el satelital est√°n en superficie, y eso nos da esperanza porque sab√≠amos que ‘abajo’ estaban jodidos”, hab√≠a reaccionado emocionado Claudio Rodr√≠guez, hermano de Hern√°n, maquinista de la nave.

Este lunes se desech√≥ que esas se√Īales provinieran del “ARA San Juan” y la angustia volvi√≥ a crecer.

“Hay que esperar y rezar, no queda otra. Quedamos que nos √≠bamos a encontrar este domingo en Mar del Plata y que √≠bamos a hacer un asado”, dijo un familiar de los tripulantes.

Tendencias Ahora