Internacional
Mujeres Nobel de la Paz exigen justicia por asesinato de ambientalista hondure√Īa
Publicado por: Nicole Briones La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Dos mujeres Nobel de la Paz exigieron este s√°bado justicia por el asesinato de la ambientalista hondure√Īa Berta C√°ceres, asesinada en marzo de 2016, al visitar a los ind√≠genas lencas entre las agrestes monta√Īas del oeste de este pa√≠s.

“Me apena profundamente saber que no se ha hecho justicia en el caso de Berta”, afirm√≥ la iran√≠ Shirin Ebadi, Premio Nobel 2003.

Ebadi lleg√≥ a la zona de R√≠o Blanco, departamento de Intibuc√°, unos 150 km al noroeste de la capital hondure√Īa, acompa√Īada de la yemen√≠ Tawakkol Karma, Premio Nobel 2011.

Ambas integrantes de la Iniciativa de Mujeres Nobel viajaron junto a una delegación de Mujeres Tierra Paz, una asociación que investiga ataques a defensores de derechos humanos y del ambiente en Honduras.

En el marco de su gira por Honduras, Ebadi y Karman visitaron a los indígenas lencas, etnia a la que pertenecía Berta Cáceres, que las recibieron con una ceremonia religiosa, en medio de un bosque y ante un altar con fotos de la asesinada ambientalista.

C√°ceres, muerta hace a√Īo y medio por pistoleros que la balearon en su casa, lideraba movilizaciones contra la construcci√≥n de una represa hidroel√©ctrica sobre el r√≠o Gualcarque, en la jurisdicci√≥n de R√≠o Blanco.

Ocho personas están detenidas por el asesinato de la ambientalista, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), pero esa organización y la familia reclaman que se investigue a los autores intelectuales del crimen.

Entre los presos figuran empleados de Desarrollos Energ√©ticos S.A. (DESA), la empresa a cargo de las obras de la represa. C√°ceres beneficiaba de medidas cautelares de la Comisi√≥n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tras haber denunciado amenazas de representantes de esa compa√Ī√≠a.

Sigue la lucha

“Es una fuente de alegr√≠a ver c√≥mo el camino que un d√≠a inici√≥ Berta lo han continuado ustedes”, dijo Ebady luego de escuchar testimonios de una decena de dirigentes de la etnia lenca.

La lucha “no es una cosa que haya terminado con la p√©rdida de Berta sino que es un camino que contin√ļa con la organizaci√≥n que cre√≥ ella”, a√Īadi√≥.

“Nosotros tambi√©n estamos luchando para cuidar los bosques, la naturaleza y para que todos estos bienes sean para el mismo pueblo donde viven”, afirm√≥ por su lado Karman.

Una dirigente del Consejo Ind√≠gena lenca, Rosalila Dom√≠nguez, relat√≥ que la oposici√≥n al “proyecto de muerte” representado por la represa comenz√≥ en 2013, cuando C√°ceres reuni√≥ a las comunidades para explicarles los da√Īos que causar√≠a la obra al r√≠o.

Ahora “tenemos mucho valor para defender la tierra y los r√≠os y no nos vamos a dejar enga√Īar”, sentenci√≥ la mujer ante unas cien personas que participaron en los actos y que clamaban “Berta no muri√≥: se multiplic√≥”.

Karman recorri√≥ alrededor de dos kil√≥metros por un escabroso camino entre pastizales, cultivos de ma√≠z y un cafetal. Desde lo alto, corriendo a trav√©s de una garganta formada por dos cerros, se divisan el r√≠o Gualcarque y las tierras a√ļn removidas por los tractores durante los trabajos de construcci√≥n de la cortina de la represa.

Tras el asesinato de Cáceres, una delegación de Copinh logró que bancos holandeses y fineses que financiaban la obra suspendiesen su apoyo.

Pero los ind√≠genas entienden que a√ļn no han ganado la batalla. “El proyecto no se ha cancelado en forma definitiva”, dijo a la AFP la dirigente lenca Mar√≠a Santos, integrante de la comitiva.

Tendencias Ahora