Internacional
Gobierno cubano niega visas a medios extranjeros: ‚Äúno representan los intereses del pa√≠s‚ÄĚ
Publicado por: Rubén Quast La información es de: Néstor Aburto
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La muerte de Fidel Castro Ruz acarre√≥ un verdadero dolor de cabeza para la prensa internacional que ha llegado al pa√≠s isle√Īo con la finalidad de cubrir las exequias del exl√≠der de la revoluci√≥n cubana.

Ya al ingreso al aeropuerto Internacional Jos√© Mart√≠ de La Habana, la postal que se observa es un sinn√ļmero de profesionales de la prensa deambulando por la zona previa a polic√≠a internacional ya que los encargados al captar que se trata de prensa de inmediato responden: ‚Äúpaciencia, debemos chequear los antecedentes y la calidad de su medio de comunicaci√≥n con el Ministerio de Relaciones Exteriores‚ÄĚ, de ah√≠ en adelante se inicia una larga espera y con ello un ‚Äúdolor de cabeza‚ÄĚ como se√Īal√≥ una profesional de Radio Francia Internacional que lleg√≥ desde Par√≠s, Francia.

Pero ese no es el √ļnico inconveniente que tienen los periodistas y camar√≥grafos de medios de comunicaci√≥n del orbe. Ya en la sala internacional de prensa de La Habana, ubicada en la avenida 23 con la O, viene un largo y complejo proceso de acreditaci√≥n, el cual en algunos casos se puede extender por tres d√≠as convirti√©ndose en una ‚Äúagon√≠a‚ÄĚ como indic√≥ uno de los enviados especiales del New York Times.

‚ÄúPaciencia que estamos chequeando la informaci√≥n‚ÄĚ es la respuesta que entregan insistentemente los responsables de recibir los documentos pese a que han pasado las horas y el f√©retro de Fidel Castro se aleja de la hist√≥rica ciudad de La Habana y muchos pretenden seguir el cortejo.

Paciencia que en algunos casos se agota por lo que periodistas se trenzan en duras discusiones con los encargados que generan un clima de tensi√≥n permanente en el primer piso del edificio, los cuales eso s√≠ permiten que los ‚Äúvisitantes‚ÄĚ o en ‚Äútransito‚ÄĚ, como les llaman, puedan estar al interior de una sala y por cierto acceso al ba√Īo, otro bien preciado frente a la larga espera.

Demora en el chequeo de antecedentes que en algunos casos tiene como resultado: ‚Äúsu solicitud ha sido rechazada ya que su medio de comunicaci√≥n no representa los intereses del gobierno cubano‚ÄĚ. As√≠ de clara es la respuesta de la cual Bio Bio Chile fue testigo privilegiado cuando al corresponsal del diario The Wall Street Journal, le negaron, despu√©s de tres d√≠as de espera, su derecho a reportear el hist√≥rico momento.

‚ÄúSoy ciudadano Ruso‚ÄĚ dijo el periodista con su pasaporte en la mano. Claramente crey√≥ que con su nacionalidad algo m√°s pod√≠a conseguir sin embargo la respuesta que tuvo de la encargada fue: ‚Äúlamento se√Īor, solamente soy la portadora de la mala noticia. Desde arriba dijeron que el problema no es con usted sino que su medio que no representa los intereses del gobierno, expres√≥.

Luego de la respuesta el periodista ruso, radicado en Nueva York, se√Īal√≥ a B√≠o B√≠o Chile en casi perfecto espa√Īol que: ‚Äúllegu√© aqu√≠ el domingo para cubrir la partida de Fidel y bueno me acredit√© por el peri√≥dico para el cual trabajo (The Wall Street Journals). Me dejaron esperar en el ministerio del Exterior de Cuba tres d√≠as una respuesta y hoy mismo me dijeron que no fue aprobada porque lo que escribe el peri√≥dico no conviene al gobierno Cubano‚ÄĚ indic√≥ evidentemente molesto.

Para los chilenos, mexicanos, argentinos, colombianos y periodistas de agencias internacionales tuvieron matices. A unos no los dejaron acreditarse mientras a otros efectivamente les entregaron el documento, previo pago en moneda local 60 CUC ($43.200) y si tenía la visa de turista debía pagar 50 CUC ($36.000), sumando 110 CUC.

Pero si los profesionales de la prensa cre√≠an que terminaba todo ah√≠, ven√≠a el mensaje del que cobraba esos tr√°mites, identificado como ‚ÄúAlan‚ÄĚ.‚Äú¬ŅTienen una propina, algo generoso para que seamos amigos?‚ÄĚ por lo que periodistas debieron desembolsar alguna cantidad a discreci√≥n.

Hecho que evidencia parte de una realidad latente en Cuba y que seg√ļn los m√°s j√≥venes se debe al alto costo de la vida en la isla que m√°s all√° de tener garantizada la salud y la educaci√≥n existen otros requerimientos como la alimentaci√≥n.

Incluso dentro del periplo por La Habana, otro funcionario del gobierno exterior cubano recomendaba a los periodistas, en su mayor√≠a con necesidad urgente de viajar a Santiago de Cuba, hablar con el jefe de oficina en el aeropuerto de la aerol√≠nea de bandera nacional Cubana de Aviaci√≥n para que ‚Äúlos arregle en un vuelo previo pago de un incentivo, que usted sabe est√°n llenos por estos d√≠as‚ÄĚ explicaba amistosamente.

Aspectos que de todas formas aseguran en La Habana no es generalizado pero s√≠ reconocen que han aparecido en el √ļltimo tiempo.

Desde Cuba, el periodista Néstor Aburto de Bío Bío Chile presenta un análisis de su cobertura en la isla.

Tendencias Ahora