Internacional
Fidel Castro: Qué pasará con Cuba tras la muerte de su histórico líder
Publicado por: Leonardo Rubilar La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

¬ŅQu√© va a pasar en Cuba con la muerte de Fidel Castro? . “Grandes funerales”, ironizaban a veces los cubanos de la calle al minimizar el impacto que tendr√≠a en la isla la desaparici√≥n del padre de la revoluci√≥n cubana.

“Los cubanos ya enterraron hace tiempo a Fidel”, dijo a la AFP un diplom√°tico occidental que vivi√≥ varios a√Īos en Cuba. “Ellos tienen la cabeza puesta en el futuro, para muchos no es m√°s que un glorioso recuerdo”, agreg√≥ bajo condici√≥n de anonimato.

Retirado del poder desde 2006 en favor de su hermano menor Ra√ļl, Fidel Castro conserv√≥ un peso moral que ejerci√≥ principalmente a trav√©s de centenares de “reflexiones” que publicaba regularmente en la prensa oficial.

“Con la muerte de Fidel, la situaci√≥n pol√≠tica y econ√≥mica probablemente se abrir√°. Le quitar√° un peso a Ra√ļl. El no tendr√° que preocuparse m√°s por las contradicciones con su hermano mayor, una personalidad avasalladora”, dijo a la AFP Michael Shifter, presidente de Inter-American Dialogue, un centro de estudios estadounidense.

Desde su grave enfermedad en 2006, su imagen se modificó y cambió su legendario uniforme verde olivo por ropa deportiva.

La figura paternal del “comandante en jefe”, tan respetada como temida, permaneci√≥ omnipresente, aunque toda su vida Fidel Castro cuidadosamente evit√≥ el culto a la personalidad al estilo estalinista.

En Cuba no hay estatuas suyas ni grandes retratos en las calles, pero los muros est√°n cubiertos de sus consignas y la prensa oficial cita cotidianamente sus frases grandilocuentes.

“Quien tu sabes”

El 70% de los cubanos nunca conoci√≥ a otro l√≠der que el que ellos siempre han llamado simplemente Fidel, “el comandante”, “el jefe” o incluso “quien t√ļ sabes”. En conversaciones, los m√°s prudentes lo alud√≠an con una simple caricia en el ment√≥n, simulando una barba, y bajando la voz…

“La inmensa mayor√≠a de los cubanos conserva un v√≠nculo personal con Fidel. Tanto quienes lo apoyaban, totalmente o con discrepancias, como aquellos que ve√≠an en √©l la causa de todos los males de Cuba”, dijo el polit√≥logo cubano Rafael Hern√°ndez, director de la revista Temas.

“Yo no soy comunista, soy fidelista”, expresaban a menudo los cubanos que se aventuraban a hablar de pol√≠tica con extranjeros.

“La expectativa de cambio va a crecer entre la mayor√≠a de los cubanos. La muerte de Fidel muy ciertamente abrir√° la puerta a mayores conflictos y confrontaciones entre quienes ejercen el poder. Se habr√° ido el supremo √°rbitro de todos los conflictos en Cuba. Ra√ļl tendr√° m√°s, mucho m√°s espacio, pero tambi√©n lo tendr√°n sus adversarios pol√≠ticos”, estim√≥ Michael Shifter.

Arturo López Levy, especialista en asuntos cubanos del Centro de Estudios Globales de la Universidad de Nueva York, fue más prudente.

“Despu√©s de la muerte de Fidel Castro, ganar√°n √≠mpetu la reforma orientada al mercado y la erradicaci√≥n de las pol√≠ticas comunistas m√°s impracticables. Sin el carisma de Fidel, las disposiciones del Partido Comunista descansar√°n en los resultados econ√≥micos”, dijo a la AFP.

Pero “el impacto sobre el ritmo y la naturaleza de las reformas de Ra√ļl ser√° limitado. Ra√ļl ya tiene la √ļltima palabra en la aplicaci√≥n de su agenda de reformas. El no necesita probar su legitimidad”, a√Īadi√≥ L√≥pez Levy.

“Lo post-Fidel comenz√≥ en 2006, lo que cuenta en adelante es lo post-Ra√ļl”, asegur√≥ el diplom√°tico occidental.

URL CORTA: http://rbb.cl/f7h0
Tendencias Ahora