Internacional
Lula dice que sus acusadores quieren “acabar” con su vida pol√≠tica
Publicado por: Rubén Quast La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El expresidente brasile√Īo Luiz In√°cio Lula da Silva atribuy√≥ este jueves en Sao Paulo las graves acusaciones de corrupci√≥n en su contra a la voluntad de las “√©lites” de¬†acabar con su vida pol√≠tica como ep√≠logo a la reciente destituci√≥n de su sucesora Dilma Rousseff.

“Estoy hablando como un ciudadano indignado”, comenz√≥ el exobrero metal√ļrgico y l√≠der hist√≥rico del Partido de los Trabajadores, acusado por el fiscal de Curitiba (sur), Deltan Dallagnol, de ser el “comandante m√°ximo” de la gigantesca red de corrupci√≥n de desangr√≥ a la estatal Petrobras.

En una respuesta eminentemente política, el exmandatario (2003-2010) y posible candidato en las elecciones de 2018 trató de hacer vibrar las cuerdas emocionales del diezmado electorado del PT.

Evoc√≥ su trayectoria personal, la del ni√Īo del empobrecido noreste que venci√≥ al hambre y acab√≥ pilotando la √©poca dorada del gigante emergente, y se declar√≥ “orgulloso de haber creado el mayor partido de izquierda de Am√©rica Latina“.

Reiteró su inocencia frente a las acusaciones que lo colocan en el centro de las investigaciones de la operación Lava Jato (lavadero de autos) y retó a los fiscales a presentar pruebas concretas en su contra.

“No estoy por encima de la ley. Cuando transgreda la ley, cast√≠guenme”, lanz√≥ Lula, quien seg√ļn las encuestas ser√≠a el pol√≠tico con m√°s votos en una primera vuelta, pero con tal √≠ndice de rechazo que le impedir√≠a imponerse en la segunda.

“Sigan atacando, estar√© aqu√≠, no voy a perder el sue√Īo (‚Ķ). La historia mal comenz√≥. Algunos piensan que termin√≥. Voy a vivir mucho. Tengo 70 a√Īos, pero quiero vivir 20 m√°s”, desafi√≥.

Durante su intervenci√≥n, en un c√©ntrico hotel de la capital econ√≥mica de Brasil, estuvo rodeado por un gran n√ļmero de militantes y de pesos pesados del PT, que lo recibieron al tradicional grito de “Lula, guerrero, del pueblo brasilero”.

El expresidente se emocion√≥ hasta las l√°grimas cuando record√≥, con la voz quebrada, que durante su vida conquist√≥ “el derecho de andar con la cabeza erguida”.

“Prueben una corrupci√≥n m√≠a, que ir√© a pie para ser detenido”, prometi√≥ emocionado.

Las élites

Lula consider√≥ que “el odio” de las √©lites contra sus pol√≠ticas sociales explica buena parte de las turbulencias que llevaron a fin de agosto a la destituci√≥n de Rousseff en el Senado por manipular las cuentas p√ļblicas, un “golpe suave” seg√ļn describi√≥, que deriv√≥ en el encumbramiento de Michel Temer al frente del pa√≠s.

El pen√ļltimo cap√≠tulo fue la destituci√≥n del diputado ultraconservador Eduardo Cunha, art√≠fice del impeachment, pero muy desgastado por las acusaciones de corrupci√≥n.

“Como en un enredo de follet√≠n, crearon un ep√≠logo: eligieron a Temer, destituyeron a Dilma y despu√©s a Cunha; y ahora quieren destruir la vida pol√≠tica de Lula”, asegur√≥.

El mandatario que hace una d√©cada maravillaba al mundo a lomos de un Brasil imparable acus√≥ al gobierno de Temer de querer “entregar al capital extranjero” las grandes industrias nacionales, entre las que cit√≥ a Petrobras.

M√°s √°cido que de costumbre, volvi√≥ a mostrarse muy en forma frente a los micr√≥fonos. No renunci√≥ a sus habituales giros de humor ni a las an√©cdotas de su intensa vida p√ļblica, que incluyeron una evocaci√≥n ir√≥nica de su antecesor en la presidencia, el l√≠der socialdem√≥crata Fernando Henrique Cardoso.

Afirmando que muchos esperaban el descalabro de un metal√ļrgico sin estudios cuando gan√≥ las elecciones en 2002, asegur√≥ que el propio Cardoso deseaba que √©l venciera para truncar la carrera del candidato de su partido Jos√© Serra y abonar el terreno de su regreso, porque apostaba por un fracaso del PT.

“Mi fracaso no hubiera generado tanto odio hacia el PT”, reflexion√≥ Lula.

Cuestionado sobre las explicaciones de quien fuera su acérrimo opositor en Brasilia, Cardoso no quiso pronunciarse.

“Creo que el presidente Lula pasa por un momento dif√≠cil. (…) Es un momento en el que est√° desahog√°ndose y diciendo lo que est√° a su alcance para justificarse. Lo lamento, sinceramente”, respondi√≥ Cardoso tras un acto de su partido en Rio de Janeiro.

Tendencias Ahora