Internacional
El complejo panorama socioeconómico de Brasil en medio de la posible destitución de Rousseff
Publicado por: Verónica Reyes La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Michel Temer asumiría esta semana la presidencia de Brasil si, -como indican todos los sondeos-, el Senado destituye a Dilma Rousseff. Pero no son tiempos de festejos en la mayor economía latinoamericana.

La larga lista de desaf√≠os econ√≥micos, pol√≠ticos, sociales y hasta judiciales anticipan dos a√Īos arduos de gobierno, donde deber√° oxigenar una econom√≠a en una de las peores crisis de su historia y atender a las presiones de la heterog√©nea base de partidos que impuls√≥ su ascenso.

Todo, bajo la negra sombra del escándalo de corrupción en Petrobras.

Política

A los 75 a√Īos Temer es una pieza permanente del ajedrez del poder brasile√Īo. Pero su popularidad es magra (en torno al 13%) y llegar√≠a al poder de forma accidentada, sin la legitimidad que dan las urnas.

Hombre fuerte del mayor partido de Brasil, el PMDB de centro-derecha, asumió de forma provisoria el gobierno de Rousseff, cuando esta fue suspendida del poder, aspira a quedarse hasta fin de 2018.

Para eso, construy√≥ su gobierno con un equipo econ√≥mico prestigioso y un gabinete multipartidario ligado al “centrao” (gran centro), un grupo mayoritario en el Congreso, conservador en lo pol√≠tico y liberal en lo econ√≥mico. Y ahora estar√° bajo presi√≥n para cumplir con los sectores que lo auparon.

“Temer est√° apoyado por sectores conservadores y vio una oportunidad de llegar a la presidencia. Pero √©l es un conciliador y nunca defendi√≥ la privatizaci√≥n de Petrobras o la venta de tierras, todas ideas que est√°n apareciendo ahora”, dijo Roberto Requiao, senador del PMDB contrario al impeachment.

“Y si no lleva adelante ese programa radical, no va a resistir las exigencias de esos grupos conservadores, y si lo hace, estallar√° otra crisis”, a√Īadi√≥.

La fragmentación partidaria es parte del fenómeno que fragilizó a Rousseff.

En sus propias palabras, el expresidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) necesitaba tres partidos para lograr una mayoría simple y aprobar un proyecto en el Congreso. Ella precisaba 14, un sistema al borde del parlamentarismo.

Economía

Es el mayor desafío y la mayor apuesta: pasar de un modelo de mayor intervención en la economía a uno de sesgo liberal.

Con el pa√≠s rumbo a su primer bienio recesivo desde los a√Īos 30, el equipo econ√≥mico de Henrique Meirelles -jefe del banco central durante las presidencias de Luiz In√°cio Lula da Silva (2003-2010)- quiere frenar el gasto, flexibilizar el mercado laboral y reducir el costo de las jubilaciones.

Todos los caminos apuntan a la vuelta del rigor para restaurar los equilibrios macroeconómicos. Y todas esas iniciativas requieren enmiendas constitucionales.

“Ahora tiene que demostrar a qu√© vino”, dijo Carlos Kawall, economista jefe del Banco Safra y exsecretario del Tesoro Nacional.

Con el desplome del 3,8% del PIB en 2015 y una contracci√≥n de 3,1% estimada para este a√Īo, Brasil cruje tras un largo aletargamiento. El desempleo marc√≥ un r√©cord de 11,3% en junio, la inflaci√≥n es de 8,74% y el d√©ficit primario equivale al 2,51% del PIB.

“El nivel de gasto p√ļblico es insostenible y no hay opciones para resolverlo sin reformas. La llave hoy es el ajuste estructural. Si no lo consigue entraremos en una crisis m√°s profunda”, agreg√≥.

Estallidos sociales

Temer representa el poder del “establishment” en Brasil y el Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff encarnaba la idea de cambio.

Ahora, el PT apuesta a un renacer de los movimientos sociales, que durante m√°s de 13 a√Īos se beneficiaron con la amplia agenda de derechos y programas como Bolsa Familia.

“El ajuste har√° perder fondos a los movimientos sociales, que durante los gobiernos del PT fueron pr√≥ximos, quedaron muy ligados al poder, y ahora pueden reorganizarse”, dijo Luiz Alberto de Souza, soci√≥logo de la Universidad Candido Mendes, en Rio.

“Los sindicatos se pondr√°n en movimiento con las reformas”, apunt√≥ Kawall.

Corrupción

La corrupción en Petrobras, una confabulación empresarial y política que desvió millones de dólares de la estatal petrolera, no esquivó al gobierno interino.

En su primer mes de gobierno interino, Temer perdi√≥ tres ministros por el “Petrolao” y su nombre fue mencionado en delaciones hechas por acusados que buscan una reducci√≥n de sus condenas.

Temer neg√≥ los se√Īalamientos y no est√° siendo investigado. Pero el caso fue la bandera de las manifestaciones que sustentaron el impeachment.

Tambi√©n enfrenta una investigaci√≥n del Tribunal Superior Electoral sobre presunta financiaci√≥n ilegal durante la campa√Īa que alcanza a la f√≥rmula que integr√≥ con Rousseff.

Tendencias Ahora