Internacional
Miércoles 03 abril de 2019 | Publicado a las 00:01 · Actualizado a las 12:52
Presidente de Argelia renuncia presionado por el ejército e interminables semanas de protestas
Por Jonathan Flores
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, de 82 a√Īos, presionado por una in√©dita ola de protestas desde hace m√°s de un mes y abandonado por el ej√©rcito, renunci√≥ el martes por la noche, anunciaron los medios de prensa oficiales.

Buteflika, en el poder desde hace 20 a√Īos y muy d√©bil desde el accidente cerebrovascular que sufri√≥ en 2013, “avis√≥ oficialmente al Consejo Constitucional del final de su mandato de presidente de la Rep√ļblica” a partir de ayer martes, indic√≥ un informativo en la televisi√≥n nacional, horas despu√©s que el ej√©rcito cuestionara la autoridad de la presidencia.

La agencia de prensa oficial APS indic√≥ que Buteflika “notific√≥ oficialmente al presidente del Consejo Constitucional su decisi√≥n de poner fin a su mandato”.

Esta decisi√≥n “est√° destinada a contribuir al apaciguamiento de los √°nimos de mis compatriotas, para permitirles proyectar juntos a Argelia hacia un futuro mejor”, explic√≥ el jefe de Estado en su carta de renuncia, publicada por la agencia oficial APS.

La televisión nacional emitió más tarde imágenes de Buteflika, sentado en una silla de ruedas, entregando su carta de dimisión al presidente del Consejo Constitucional, Tayeb Belaiz.

“Con la presi√≥n del ej√©rcito y el discurso extremadamente fuerte de Gaid Salah [para Buteflika] era imposible continuar”
- Andrew Lebovich, especialista del Magreb del European Council on Foreign Relations.

En la sala, en una ubicaci√≥n no precisada, tambi√©n se encontraba el presidente del Consejo de la Naci√≥n (la c√°mara alta del Parlamento), Abdelkader Bensalah, de 77 a√Īos, encargado por la Constituci√≥n de garantizar el remplazo de Buteflika durante un periodo m√°ximo de 90 d√≠as, en los que debe organizar elecciones presidenciales.

Tan pronto se conoci√≥ la noticia de la renuncia de Buteflika empezaron a sonar las bocinas de los veh√≠culos en las calles de Argel y los habitantes de la capital se congregaron en la plaza de la Grande Poste, epicentro de las protestas de las √ļltimas semanas.

Millones de personas reclamaban la marcha de Buteflika con manifestaciones pac√≠ficas por toda Argelia desde hace m√°s de un mes, pero tambi√©n la partida de su entorno y del “sistema” en el poder.

Las protestas comenzaron el 10 de febrero, cuando Buteflika, quien apenas aparece en p√ļblico desde su accidente cerebrovascular, anunci√≥ su intenci√≥n de aspirar a un quinto mandato en una elecci√≥n inicialmente prevista para el 18 de abril.

Tras renunciar a sus aspiraciones, el presidente retrasó sin plazo o fecha determinados los comicios, pero preveía mantenerse en el cargo tras el fin de su mandato actual para organizar una transición y un proceso de reformas.

“No enga√Īados”

La noche del martes, alrededor de mil personas se congregaron en la Grande Poste, en un ambiente de alegría coronado por fuegos artificiales.

La mayor√≠a de los argelinos consultados por la Agence France-Presse expresaron su determinaci√≥n a seguir manifest√°ndose, a pesar de la renuncia del presidente, rechazando la transici√≥n prevista por la Constituci√≥n, que deja a actores del “sistema” a las riendas del pa√≠s.

Como Yacine Saidani, muchos se dec√≠an “contentos, pero no enga√Īados”. “Manifestaremos hasta la marcha del sistema”, asegur√≥ este ingeniero de 40 a√Īos.

“Es el principio, el resto est√° por venir”, “cada d√≠a es un pelda√Īo, no vamos a detenernos”, coreaban los manifestantes.

El lunes, la presidencia argelina hab√≠a anunciado en un comunicado que Buteflika renunciar√≠a antes del t√©rmino de su actual mandato, el 28 de abril, tras haber tomado “medidas para garantizar el funcionamiento de las instituciones del Estado durante el periodo de transici√≥n”, pero sin m√°s precisiones.

Ryad KRamdi | Agence France-Presse
Ryad KRamdi | Agence France-Presse

El martes, tras una reuni√≥n de los m√°s altos militares, su jefe de Estado Mayor, el general Ahmed Gaid Salah, dijo que ese comunicado no emanaba del jefe de Estado sino de “entidades no constitucionales y no habilitadas” para hacerlo.

“En este contexto particular, confirmamos que cualquier decisi√≥n tomada por fuera del marco constitucional est√° considerada como nula”, a√Īadi√≥ el general Salah, sugiriendo que el ej√©rcito ya no podr√≠a someterse a las decisiones provenientes de la presidencia.

“Con la presi√≥n del ej√©rcito y el discurso extremadamente fuerte de Gaid Salah [para Buteflika] era imposible continuar”, explic√≥ a la AFP Andrew Lebovich, especialista del Magreb del European Council on Foreign Relations.

“Habr√° quien diga que es un golpe de fuerza del ej√©rcito, pero estamos en un proceso pol√≠tico, constitucional”, destac√≥ el investigador.

“Preservaci√≥n de intereses personales”

Desde que comenzaron las protestas, el 22 de febrero, el presidente ha intentado aferrarse al poder multiplicando propuestas, vistas por los manifestantes como maniobras, sin lograr calmar la contestación.

Los √ļltimos d√≠as se hab√≠a visto muy aislado, despu√©s de que el general Gaid Salah, hasta ahora un aliado indefectible, afirmara que la salida a la crisis era su marcha del poder, una posici√≥n a la que r√°pidamente se sumaron los principales pilares del r√©gimen.

Con la dimisi√≥n del presidente Buteflika, “Argelia pasa una p√°gina importante de su historia”, consider√≥ Jean-Yves le Drian, ministro de Relaciones Exteriores de Francia, respecto de su antigua potencia colonial.

“Confiamos en la capacidad de todos los argelinos para que esta transici√≥n democr√°tica se produzca con el mismo sentido de calma y responsabilidad” de las √ļltimas semanas, destac√≥.

“Corresponde a los argelinos decidir c√≥mo gestionar esta transici√≥n en Argelia”, dijo por su parte el Departamento de Estado estadounidense.

Tendencias Ahora